Rosario Completo a la Virgen de Guadalupe



Para muchos de los creyentes de la religión, la Virgen de Guadalupe es uno de los entes religiosos más importantes y populares de todos, la mayoría suele poner en sus manos todos sus deseos a la hora de realizar su Rosario, saben que, con ella, todo lo que deseen se hará realidad, es una de las vírgenes a las cuales se le atribuyen más milagros cumplidos.



La Virgen de Guadalupe es la patrona de México, desde hace muchísimos años las personas del país realizan oraciones para ella, pero muchas personas en el mundo también la siguen.

Pasos para rezar el Rosario de la Virgen de Guadalupe

Pasos para rezar el rosario
Virgen de Guadalupe, Patrona de México

El Santo Rosario es una tradición popular entre los creyentes de la Virgen de Guadalupe y es sumamente sencilla de realizar, solo debes seguir lo siguientes pasos.

  1. Realizar la señal de la cruz para comenzar
  2. Enuncia un Credo
  3. Recita un Padre Nuestro
  4. Enuncia tres Ave María
  5. Se inicia el Rosario con los Misterios de Cristo donde se habla de las apariciones de la Virgen.
  6. Al terminar el primer misterio deberás rezar: un Padre Nuestro, Tres Ave María y un Gloria, finaliza con la oración a la Virgen de Fátima.
  7. Finalizando el segundo misterio deberás recitar el Padre Nuestro, después diez Ave María, un Gloria y terminar con la oración la Virgen de Fátima.
  8. Después del tercer misterio deberás repetir el paso 7.
  9. Al finalizar del cuarto misterio deberás repetir el paso 7.
  10. Por último, para terminar el quinto misterio deberás rezar: un Padre Nuestro, diez Ave María, un Gloria, recita la oración a la Virgen de Fátima y termina con La Salve.
  11. El Rosario termina con la última oración a la Virgen de Guadalupe.

Santo Rosario completo de la Virgen de Guadalupe

El Rosario de la Virgen de Guadalupe suele tener diferentes versiones dependiendo del lugar en el que se realice, en ningún lugar está escrito como debe ser tal cual, las variaciones suelen ser mínimas, pero es importante mencionarlo, ninguno está bien o está mal, lo importante es la fe que coloques en él.

Debes realizar los pasos mencionados anteriormente.

Primer Misterio de Cristo

La Virgen de Guadalupe lleva un anuncio de paz al pueblo:

“Sabe y ten entendido, tú, el más pequeño de mis hijos, que soy yo la siempre Virgen Santa María, Madre del verdadero Dios por quien se vive; del Creador, en quien está todo; y es Señor del cielo y de la tierra. Deseo vivamente que se me erija aquí un templo para en él mostrar y dar todo mi amor, compasión, auxilio y defensa, pues yo soy su piadosa Madre”.

Como hijo de la Virgen debes pedir por todas las personas que no tienen a la Virgen en su vida y también por los que no la aceptan como Madre.

  • Recita un Padre Nuestro.
  • Reza tres Ave María.
  • Enuncia un Gloria.
  • Recita la oración a la Virgen de Fátima.

Segundo Misterio de Cristo

Juan Diego le muestra a la Virgen su humildad y lo insignificante que es él bajo la mirada de los hombres:

“Te ruego encarecidamente, Señora y niña mía, que alguno de los principales, conocido, respetado y estimado, le encargues que lleve tu mensaje para que le crean, porque yo soy un hombrecillo, soy un cordel, soy una escalerilla de tablas, soy cola, soy hoja, soy gente menuda.”

Como hijo de la Virgen de Guadalupe ruégale que te muestre la importancia de la humildad y pídele que la sencillez nunca falte en tu corazón.

  • Recita un Padre Nuestro.
  • Reza diez Ave María.
  • Enuncia un Gloria.
  • Recita la oración a la Virgen de Fátima.

Tercer Misterio de Cristo

María de Guadalupe eligió a Juan Diego, no por su inteligencia y sabiduría, sino por la pureza y sencillez de su corazón:

“Oye hijo mío, el más pequeño, ten entendido que son muchos mis servidores y mensajeros a quienes puedo encargar que lleven mi mensaje y hagan mi voluntad, pero es de todo punto preciso que tú mismo solicites y ayudes y con tu mediación, que se haga mi voluntad”.

Eres hijo de Dios también por eso deberás pedirle ayuda a la Virgen para difundir la palabra de Cristo a todos los hombres del mundo.

  • Recita un Padre Nuestro.
  • Enuncia diez Ave María.
  • Reza un Gloria.
  • Enuncia la oración a la Virgen de Fátima.

Cuarto Misterio de Cristo

Nuestra Madre María cura y le da salud a Juan Bernardino, para mostrarle a su pueblo que lo quiere sano y feliz:

“Oye y ten entendido, hijo mío el más pequeño, que es nada lo que te asusta y aflige; no se turbe tu corazón; no temas a esa enfermedad ni alguna otra angustia. ¿No estoy yo aquí que soy tu Madre? ¿No estás bajo mi sombra? ¿No soy yo tu salud? ¿No estás por ventura en mi regazo? ¿Qué más has menester? No te apene ni te inquiete otra cosa, no te aflija la enfermedad de tu tío, que no morirá ahora de ella. Está seguro de que ya sanó”.

Como hijo de la Virgen pídele que te enseñe a siempre estar para los que amas, aun en los peores momentos, pues cualquiera puede estar en los buenos.

  • Recita un Padre Nuestro.
  • Reza diez Ave María.
  • Recita un Gloria.
  • Enuncia la oración a la Virgen de Fátima.

Quinto Misterio de Cristo

La Virgen deja en el mundo su imagen, para que sus hijos siempre recuerden que los ama y que siempre los protegerá:

“Juan Diego trajo a la Señora del Cielo las diferentes rosas que fue a cortar; las que, así como las vio, cogió con sus manos y otra vez se las echó en el regazo diciendo: “Hijo mío, el más pequeño, esta diversidad de rosas es la prueba y señal que llevarás al obispo, le dirás en mi nombre que vea en ella mi voluntad y que él tiene que cumplirla. Tú eres mi embajador, muy digno de confianza.”

Pídele a la Virgen, tu Madre, que, como ella, aprendamos a escuchar al otro para así poder ayudarlo siempre.

  • Enuncia un Padre Nuestro.
  • Recita diez Ave María.
  • Reza un Gloria.
  • Recita la oración a la Virgen de Fátima.
  • Reza La Salve una vez.

Para terminar el rosario, deberás leer la siguiente oración, con ella habrás terminado el Rosario a la Virgen de Guadalupe.

Oh Madre Mía
Bríndame tu mirada, pues con tus ojos
Jamás pecaré
Que tus labios sean los míos
Y mis rezos llegarán a oídos de Dios
Que mi lengua, se convierta en la tuya
Comulgaré y el amor junto a la santidad
Recorrerán mi cuerpo
Madre mía, bríndame tus brazos
Trabajaré sin descanso, no me rendiré jamás
Cúbreme con tu manto protector
Así me libraré del mal, y al Reino de Dios llegaré
Ámame como a Jesús, es lo único que deseo
Enséñame a amar como lo haces tú
En el nombre del Padre,
Del Hijo,
Y del Espíritu Santo,
Amén.

Nuestra Madre tiene una gran cantidad de imágenes, todas diferentes físicamente, a las cuales se les atribuyen diferentes milagros, pero todas y cada una de ellas, son nuestra Madre la Virgen María, pero ciertamente la Virgen de Guadalupe es una de las más famosas y su rosario es el que más personas realizan, realmente es capaz de cumplir cualquier cosa que quieras, no temas en probarlo.