Consagración y Oración de la Virgen de Guadalupe



Muchos de los entes religioso que conocemos son los más famosos, por ello existe una gran cantidad de lugares dedicados a ellos, es más no solo lugares pueden ser consagrados a un ente religioso, uno como persona puede consagrarse a uno de ellos, en este caso a la Virgen de Guadalupe, podrás dedicarle una parte de ti y ella estará siempre para ayudarte.



Hay momentos de nuestra vida en los que sentimos que no podemos más, ahí es cuando entra la religión a salvarnos, solo debes encomendarte a uno de estos entes con la oración correcta y todo mejorará.

Consagración a la Santísima Virgen de Guadalupe

Cómo te puedes consagrar a la Virgen de Guadalupe
La Virgen de Guadalupe

La consagración es ese momento que le dedicas a ese ente, en este caso la Virgen de Guadalupe, en el que te entregas completamente, tu cuerpo, tu alma y tu espíritu, todo a la Virgen, pones tu vida en sus manos, mediante una oración, a continuación, tendrás los paso que debes seguir para encomendarte:

  1. Escoge un día de la semana y una hora.
  2. Deberás repetir estos pasos ese día y hora que escojas durante un mes entero.
  3. Escribe la oración que te dejamos a continuación en una hoja de papel.
  4. Coloca una vela frente a ti.
  5. Enciende la vela.
  6. Junto a una figura/imagen/estatua de la Virgen de Guadalupe.
  7. Lee en voz alta la oración, repítelo 10 veces.
  8. Dobla la hoja donde está la oración y quémala con la llama de la vela.
  9. Coloca las cenizas debajo de tu almohada.

Sigue cada uno de los pasos para tener la gran consagración de nuestra Virgen amada en el mundo y recuerda que luego debes decir la plegaria para culminar la consagración.

Oración de Consagración de la Virgen

Para abrirle tu vida a la Virgen de Guadalupe, también debes abrir tu corazón al Sagrado Corazón de Jesús, para que junto a su hijo pueda cuidarte y protegerte en todo momento del mal, con esta oración la consagración se llevará a cabo.

Hoy Virgen de Guadalupe
Yo me consagro y dedico mi vida
A ti y solo a ti
Soy tu hijo, hoy y siempre
Por eso, pongo en tus manos
Mi vida, mi hogar, mi salud
A las personas que amo, mi trabajo
Todo lo que me importa
Lo dejo en tus manos
Me despojo de lo material
Porque contigo no necesito nada más
Mi única misión
Es transmitir tu palabra al mundo
Eres nuestra Madre y todos
Deben amarte como tal
Me consagro a ti
Mis acciones, mis palabras
Todos mis pensamientos son para ti
Recíbeme Madre
Llévame ante Jesús
Bendíganme
Amén

La salvación de nuestra alma está en la consagración, entregarnos a un ente religioso quita todas las cargas y pesos que tenemos en nuestros hombros, la vida comienza a sonreírnos, solo debemos ser valientes y dar el paso.

Tomar la religión en serio dejarnos guiar por la Virgen de Guadalupe, confiar en que ella solo querrá lo mejor para nosotros.

Te invitamos a leer otros artículos de la Virgen de Guadalupe para que tu devoción siga creciendo más.