San Juan Bautista de Lasalle: Biografía, Frases y Oraciones



La vida de San Juan Bautista fue dedicada a Dios desde muy pequeño. En un momento histórico con tanta pobreza y sufrimiento al rededor, abandonó sus privilegios y se dedicó a enseñar a través de la compasión y el amor a los niños y jóvenes menos afortunados.



Hoy te mostraremos las obras de San Juan Bautista, sus milagros y biografía, para que sigas el ejemplo de este Santo Patrono de los educadores y protector de los niños.

Biografía de San Juan Bautista de Lasalle

San Juan Bautista de Lasalle

San Juan Bautista de Lasalle nació el 30 de abril de 1651 en Reims, Francia. Fue el primogénito de una familia aristócrata y se crió con la mejor educación posible.

Fue nombrado canónigo de la Catedral de Reims a los 16 años. Se convirtió en la cabeza de su familia y comenzó a administrar sus bienes poco tiempo después, ante la muerte de sus padres. Pero dos años antes de terminar sus estudios de Teología, fue nombrado sacerdote el 9 de abril del año 1678.

Para ese punto en su vida, San Juan Bautista de Lasalle comenzó a relacionarse con jóvenes pobres sin instrucción, con el fin de crear escuelas para los menos afortunados. Todo esto en una época en la que la mayor parte de la población vivía en condiciones extremas de pobreza y solo un pequeño porcentaje, él incluido, podía ser enviados a recibir educación.

Reconociendo la injusticia, San Juan Bautista decidió poner sus talentos y virtudes en marcha para educar a los niños abandonados, sin recursos ni educación. Prono abandonó sus riquezas, a su familia y su canonjía para vivir con los maestros que organizó dentro de una comunidad que sería conocida como los “Hermanos de las Escuelas Cristianas”.

En 1685 creó una escuela en su ciudad natal para formar a los educadores que servirían a los niños y jóvenes desamparados. El mismo “Instituto de los Hermanos de las Escuelas Cristianas” fue la primera institución oficial que fomentó el desarrollo de una educación cristiana, y que más tarde se conocería como los “Hermanos de La Salle”.

De esta manera, la vida de San Juan Bautista de Lasalle estuvo totalmente dedicada al cuidado y educación de los niños pobres, una meta completamente contraria a los ideales de la clase adinerada de la época. La fuerza misericordiosa de Dios lo utilizó como instrumento para acercar la fe y la enseñanza a los más necesitados.

Con las escuelas gratuitas que fundó, muchos niños y jóvenes pudieron disfrutar de una educación básica y cristiana inaccesible para la mayoría en el contexto histórico.

No solo eso, cambió totalmente el paradigma que era común en la época, en donde la educación era forzada a los gritos y a los golpes. San Juan Bautista de Lasalle, en cambio, se dedicó a demostrar las bondades de la vida cristiana a través de la amabilidad y la compasión, enseñando a todos distintas habilidades para la vida diaria.

San Juan Bautista de Lasalle murió en Reims, el 7 de abril del año 1791, a la edad de 68 años. Al ser un gran hombre y un ejemplo de la labor cristiana, fue beatificado el 19 de enero de 1900 por el Sumo Pontífice León XIII y posteriormente nombrado Santo Patrono de los Educadores en el mundo por el Papa Pío XII.

Padres de San Juan Bautista de Lasalle

san juan bautista de lasalleLa vida de San Juan Bautista de Lasalle durante sus primeros años fue la de un niño acomodado. Fue el primer hijo de Luis de La Salle, un magistrado de la audiencia, y Nicolasa Moet, nacido en un hogar pudiente y aristócrata francés. Su padre siempre lo preparó para seguirlo con una carrera jurídica, pero desde siempre el niño mostró una gran vocación a servir al Señor.

Siempre encontró paz en la oración y la lectura, teniendo el deseo prematuro de consagrarse a Dios y servir en el estado eclesiástico. Su ahínco era tan fuerte que consiguió el consentimiento de su familia. Apenas unas semanas después de cumplir 11 años, en marzo de 1662, comenzó a cursar sus estudios en el College des Bons Enfants. 

Ambos padres fallecieron, sin embargo, cuando aún era un joven veinteañero. Primero fue su madre, en 1671, seguida de su padre un año después. Esta situación lo obligó a regresar a su ciudad natal, obligado a hacerse cargo del cuidado de sus seis hermanos menores durante cuatro años, en los cuales no perdió ni un poco la emoción por dedicarse a la labor del Señor.

Milagros

Existen muchos testimonios de milagros realizados por la intervención del Santo Patrono de los educadores. Sin embargo, los milagros de San Juan Bautista de Lasalle que lo llevaron a su beatificación fueron principalmente los siguientes:

  1. La curación de una joven llamada María Magdalena Victoria Ferry, en 1844, en Orleáns.
  2. La curación del director de San Nicolás de Champs, el Hermano Adelminiano, en 1866.
  3. Y la curación instantánea de un niño de nombre Esteban Suzanne sobre el sepulcro del Santo, en el mismo año y el mismo sitio que el Hermano anterior.
Pocos años después sería canonizado por el Papa León XIII, atribuyendose los siguientes nuevos milagros:
  1. La curación de Leopoldo Tayac en 1889, un alumno del Colegio de Rodez.
  2. Y la curación del Hermano Netelmo en el mismo año, nativo de la Comunidad de Montreal, en Canadá.

Frases Célebres de San Juan Bautista de Lasalle

Las frases más célebres que han dejado las obras de San Juan Bautista de Lasalle pueden ayudarnos a entender e inspirarnos en cualquier momento de nuestras vidas, sobre todo si somos maestros. Algunas de ellas son:

oracion a san juan bautista de lasalle

  1. “La alegría de los hombres comunes no dura, pero la alegría de los hombres que sirven a Dios no terminará jamás”.
  2. “La mejor educación es el buen ejemplo ahogando la ira”.
  3. “¿Te atreves a descuidar la oración, que es lo único que sostiene el alma?.
  4. “Recuerda siempre la importancia de la oración. Debes entender que es la forma de que las bendiciones que pides al Señor lleguen a ti. No solo eso, la oración permite atraer las gracias para los hermanos”.
  5. “La bendición está en la obediencia”.
  6. “Brilla con humildad y mansedumbre en todas tus conversaciones. Pues cuando la lengua está tranquila, se quebrantará hasta el espíritu más reacio”.
  7. “Cada hombre y cada niño está siempre dotado de razón. Para corregir no debes tratarlos como a las bestias, sino como personas de razón”.
  8. A los maestros: “Amarán dulcemente a cada alumno. Tendrán firmeza en su corazón para enseñarles, como un padre. Pero no olviden, también deben tener la ternura de una madre; con la bondad les ayudarán. Solo depende de ustedes hacerles el bien”.
  9. “Maestros, deben dedicar y consagrar la vida a sus alumnos, a lo que son”.
  10. “Un maestro siempre debe demostrar amor para con sus alumnos. Un maestro debe siempre estar dispuesto a dar afecto”.
  11. “Viva Jesús en nuestros corazones. Que viva por siempre”.

Oración a San Juan Bautista de Lasalle

Ante la tragedia de la muerte temprana de sus padres, la vida de San Juan Bautista dio un giro al tener que encargarse se sus seis hermanos menores. Con la misma responsabilidad de un hermano mayor y un maestro, el Santo Patrono de los educadores escuchará tus oraciones e intervendrá por tu causa.

Santo Educador, pide a Dios que los maestros de la fe sean muchos en este mundo,
ante las injusticias y el abandono que existe con los niños, de la misma forma en que tú acogiste a los más débiles.
San Juan Bautista de Lasalle, con tus obras guíanos desde el cielo.

Protege de todo mal a todo hombre, mujer y niño. Intercede por nosotros ante el Señor,
para que podamos continuar esparciendo su palabra en el mundo como sus fieles siervos.
Pon en nuestros corazones la firmeza del padre y la ternura de la madre,
para que exista el equilibrio en nuestro caminar por el mundo.

Por el amor que tuviste ante niños y jóvenes desamparados por los hombres,
muestra tus grandes virtudes y cúbrenos con tu santísimo ejemplo.

Con la misma fuerza que te otorgó el Señor para realizar los milagros que salvaron a tantos.

Y los mismos dones santos que te concedió, por favor intervén por mis dolencias en la tierra,
para que sea capaz de alabar a nuestro Señor en el cielo, a tu lado.

Alivia el temor y el sufrimiento de mi corazón, Oh San Juan Bautista de Lasalle,
para que pueda continuar sirviendo a Cristo Jesús de la forma que tú mismo nos enseñaste.

Líbrame de las miserias de la carne, Santo Patrono de los niños.

Tú, que seguiste a Dios para sanar y guiar a los pobres por medio del verdadero amor cristiano y tus valiosas enseñanzas.

Coloca tu protección sobre mí y mis seres queridos.

Trae a mi vida la bendición del Señor en las pequeñas cosas, en las alabanzas que elevo a Él cada mañana al despertar.

En las buenas obras que demuestran tu ejemplo en mi vida. En el amor que brindo a mis hermanos cada día.

Como tú nos mostraste, y como Cristo nos enseñó.

Amén.

 

San Juan Bautista de Lasalle pasó por muchas dificultades, pero fue el precursor del éxito de las escuelas cristianas gratuitas y el nuevo método de enseñanza, en donde se practicaban los valores cristianos del amor y la bondad para transmitir conocimientos de la vida cotidiana.

Los milagros de San Juan Bautista de Lasalle son la prueba de que en todo momento, incluso de forma póstuma, cumplió su deber de bendecir a los hombres como instrumento del Señor.