Oración a San Benito para Alejar el Mal: Enemigos y Malos Pensamientos

El Santo patrono San Benito, es reconocido por su gran poder de interceder ante Dios, para que conceda la protección contra los enemigos y para alejar el mal  en todas sus formas.

Es muy frecuente entre sus seguidores portar la medalla de San Benito para gozar de la libertad y seguridad de que las asechanzas del mal están lejos y que al momento de la muerte su alma esté libre de pecado.

Oración a San Benito para alejar el Mal

Oración a San Benito para Alejar el Mal

 

La oración a San Benito para alejar el mal, es muy rezada para mantener la protección celestial contra los enemigos y mantenernos lejos de  la envidia y las malas personas, con fe y confianza conectemos con el santo patrón y elevemos las alabanzas:

  ¡Glorioso San Benito, fiel maestro lleno de  virtudes!  A tu presencia concurro de forma humilde, por tu infinito amor, para que intercedas en mi nombre ante el señor.

Te imploro por que  las malas vibraciones  que diariamente me acechan se alejan de mi vida, suplico por tu protección contra los enemigos, fortalece mi fe en estos momentos para superarlos y set  más fiel a tu palabra.

Confío en tu presencia y ayuda constante para que pueda salir sin heridas ante las tentaciones y provocaciones del maligno, protégeme durante el día y la noche, no me abandones.

En cuerpo, mente y alma, te suplico, que me sea concedida la protección  divina y se aleje el mal  de mi vida, que las trampas y asechanzas del mal se eliminen por mi esperanza y fe, cúbreme con la divinidad del señor.

Por tu infinita compasión y misericordia con los afligidos, te pido, me cubras con la confianza que tu presencia me acompaña,  líbrame de enfermedades y aleja de mi lo malo.

Protégeme,  San Benito, confío que me escuchas y darás respuesta a mi petición (Hacer la petición) , por tu intercesión ante Dios, que su santa voluntad sea hecha, te agradezco y te venero. Amén.

Breve Historia de San Benito

Oración a San Benito para Alejar el Mal

Se dice en los relatos que se refieren a la vida e historia de San Benito Abad, también conocido como San Benito de Nursia,   por su lugar de nacimiento en  Umbria, Italia en el  año 480 DC., que fue hermano gemelo de Santa Escolástica, quien también consagró su vida a Dios.

San Benito durante su juventud en Roma, decidió cambiar su vida y convertirse en monje,  ya su hermana lo había hecho, desde muy  niña.

En esta nueva vida, San Benito se alejo de a vivir en una cueva  en una zona montañosa, como un ermitaño, alejado de todo bien material, con el paso del tiempo en esta región  fundó cantidad de monasterios para sus  discípulos.

Años más tarde se traslada a la región de Montecassino, donde edifica un nuevo monasterio, viviendo allí hasta su último suspiro, en el año 547 DC, rodeado de manera santa por sus discípulos y con gran aceptación como maestro espiritual.

Durante su vida en el monasterio de Montecassino  redactó la muy conocida Santa Regla, donde se plasmaba las reglas de convivencia de los monjes benedictinos, convirtiéndose este escrito en modelo para otras religiones y que actualmente goza de vigencia.

En las diversas narraciones sobre San Benito, se hacen referencias a hechos milagrosos de su vida, donde por su intensa fe y confianza en la palabra de Dios, pudo doblegar la maldad y  crear protección para él y sus discípulos ante las persecuciones del enemigo, llegando a salvar su vida.

Una de esas historias nos cuenta que ante la intención de algunos monjes de envenenarlo, al hacer la señal de la cruz a la copa envenenada, está se partió, evitando que consumiera el tóxico.

En otra narración, fue un pedazo de pan envenenado, que pidió  a un ciervo, que siempre lo acompañaba,  para que se lo llevara  muy lejos donde no pudiese dañar a ninguna persona. De hecho, estos dos pasajes de su vida están reflejados en la popular y conocida medalla de San Benito, símbolo sacramental de protección contra el mal en todas sus formas.

También nos encontramos con otra narración, que ocurre durante una persecución que sufría San Benito junto a ocho de sus discípulos,  perdiéndose de la vista de los perseguidores al convertirse en ciervos  y poder salir con éxito de la situación.

Si quieres más oraciones a San Benito entonces te recomendamos las siguientes:

Oración a San Benito para Alejar el Mal: Enemigos y Malos Pensamientos
5 (100%) 1 voto[s]