Oración de San Benito Exorcismo y Liberación



Rezar a Dios es la mejor opción cuando pasamos por momentos de angustia familiar o personal. Para ello, los hombres hemos confiado en los Santos durante muchos años para que al poner nuestras peticiones en sus manos, estos las lleven al Señor.



Con una sencilla oración a San Benito, podemos pedir por nuestra liberación de todo tipo de males que afecten nuestra vida y fe.

Oración de San Benito Exorcismo y LiberaciónOración a San Benito Exorcismo y Liberación

Lo ideal es que esta oración sea expresada por un sacerdote. Los sacerdotes son los únicos que nos pueden ayudar con la liberación de espíritus malignos.

En el nombre de Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te pedimos, Oh San Benito, que espantes al espíritu maligno a través de esta medalla. Que se aleje de nuestras vidas. Pues tu gracia vence a todo adversario, incluido el demonio y sus ilusiones.

Quienes usen la medalla de San Benito serán bendecidos con salud en cuerpo y alma. Serán protegidos hasta el día en que vayan a reunirse con el Creador celestial.

San Benito, ejemplo de las virtudes del espíritu, sirve como mediador para que caigan bendiciones sobre este medallón sagrado. Para que quieres lo usen con humildad y devoción lleven a Dios en su corazón y continúen con tus obras.

Que tu amor misericordioso ayude a los hombres a resistir las tentaciones de Satanás. Nuestra fuerza justa podrá contra el maligno enemigo. Pronto nos encontraremos con el Señor, sin pecado y santos como tú, para adorarlo junto al resto de la creación. Por toda la eternidad. Amén.

Cómo rezar la Oración a San Benito de Exorcismo

Esta oración a San Benito para el exorcismo o la liberación de un mal debe ser recitada. Es necesario estar acompañado de la cruz y la medalla de San Benito y un poco de agua bendita al momento de la consagración. medalla a san benito

El sacerdote debe exclamar la oración frente a la persona u objeto que amerite el exorcismo, con una biblia entre las manos.

Sin embargo, incluso sin ser padre o sacerdote, puedes realizar la oración a San Benito por ti mismo. Tan solo necesitas tener mucha más fe y los elementos que citamos anteriormente.

Es importante que estés en paz contigo mismo, para que no haya pensamiento que te distraiga al demostrar la fe en Cristo y la intervención de San Benito.

La oración a San Benito no solo sirve para luchar contra la existencia de un espíritu maligno. Puedes proclamarla de ante mano para tu protección contra maldiciones, hechizos y malas lenguas.

Si vas a bendecir la medalla de San Benito en el proceso, puedes utilizarla junto a tu rosario, llevarla contigo en el auto o mantenerla en la casa.

Breve Biografía de San Benito

Nacido en Nursia, Italia, alrededor del año 480 d. C. , San Benito fue un hombre que desde muy joven se proclamó a la vida cristiana.

Siendo un muchacho criado en una familia bien posicionada de Sabino, fue enviado a Roma para que estudiase. En un punto de su vida en donde el disfrute y la banalidad era lo común, decidió abandonar la ciudad y refugiarse en las regiones montañosas y el campo.

Durante su vida como ermitaño, San Benito tomó el lugar del abad de las comunidades de Subiaco, Vicovaro y Tívoli al fallecer el anterior. Al asumir la dirección del grupo, algunos discípulos comenzaron a mostrarse descontentos con su modo de vida.

vida de san benito abad

Ante sus decisiones se alzó una rebelión, en la cual sus discípulos intentaron envenenarlo. Logró resistir el

ataque simplemente haciendo la señal de la cruz y bendiciendo la copa en la que tomaría.

Ante la bendición , la copa se hizo añicos, como si le hubiesen lanzado una piedra. Fue ahí cuando decidió regresar al sedentarismo, justo después de proclamar el perdón entre los hombres que lo habían traicionado.

En Subiaco erigió doce monasterios, entre los cuales solo sobrevivió uno hasta la era moderna. Este mismo fue dedicado a su hermana, Santa Escolástica, quien se consagró a Dios mucho antes que el mismo San Benito.

Aún en soledad, San Benito fue visitado por cientos en busca de consejos y protección. Escuchó a cada uno de los hombres y mujeres que subían a las zonas rocosas a pedir su ayuda, convencido de que esa era la tarea que Dios le había encomendado.

Cerca del final de su vida, formó nuevamente una comunidad, más pequeña y sencilla, con sus fieles discípulos. Cuarenta días después de la muerte de Santa Escolástica (que se presentó ante él como una paloma blanca). Fue entonces que supo que moriría pronto.

El 21 de marzo (aunque otros dicen que fue el 11 de julio), falleció San Benito, rodeado de sus seguidores, en paz y tranquilidad.

oracion a san benito exorcismo

La medalla de San Benito y las distintas oraciones que se pueden alzar en su nombre ayudarán a obtener el favor de Dios. Ya sea para la Oración de ante un espíritu maligno o simplemente protección para nuestros seres queridos, San Benito es un Santo ejemplar al que podemos acudir en nuestros momentos más desesperados.

Si quieres más oraciones a San Benito, puedes leer el contenido que tenemos a continuación: