Significado de la Medalla de San Benito: Oraciones, Historia y Más

La Medalla de San Benito es un talismán muy poderoso si es usado con mucha fe, aleja el mal y las asechanzas del demonio.

No es un símbolo de superstición, debe ser respetado, no tiene un poder absoluto la sola medalla, es un símbolo de la devoción interior y la creencia firme en la palabra de Jesús y su fiel siervo San Benito.

Qué es la Medalla de San Benito

San BenitoTenemos que la medalla de San Benito, es un signo sacramental cristiano, donde se puede apreciar una imagen de Benito de Nursia, conocido como San Benito Abad.

Entendemos por sacramentales, aquellos signos sagrados creados por la iglesia católica con la finalidad de imitar los sacramentos generando efectos espirituales por intermediación de la iglesia.

Es una medalla de mucha antigüedad en la cristiandad, se le atribuye poderes de protección contra las influencias malignas, es usada en cadenas como dije, junto a un rosario, en el bolsillo o la cartera,  también se suele ver como  pulsera de San Benito.

Significado de la Medalla de San Benito

Este símbolo sacramental es utilizado como herramienta para  exorcismos, durante mucho tiempo se desconocía que querían decir las letras que en ella parecen, hasta que fue descubierto en 1647, un pergamino en la abadía de Metten en Baviera, donde se explica el significado de la simbología que contiene.

Por la parte delantera, en el centro está San Benito, sosteniendo  una cruz en su mano derecha y en la izquierda un libro que tiene la santa regla de su orden, los Benedictinos.

San BenitoA los lados de la medalla se reflejan  pasajes de la historia de San Benito en ocasiones en las que los monjes que no estaban de acuerdo con sus predicas trataron de envenenarlo,  a la derecha hay una taza o copa rota, y cuando él  hizo la señal de la cruz sobre ella, está se partió, salvándole la vida.

A la izquierda se ve un cuervo que lleva un pedazo de pan envenenado, a petición del santo se llevó el alimento tan lejos que no pudiese dañar a nadie.

También se pueden ver los escritos:

  • Crux Sancti Patris Benedicti que significa Cruz del Santo Padre Benito,
  • Ejus en obitu nostro praesentia muniamus que dice “En nuestra muerte seamos fortalecidos por su presencia”.
  • EX SM CASINO MDCCCLXX que traduce Desde Santo Monte Cassino, 1880

En la parte de atrás se ve una gran cruz rodeada por las letras CSPB, que corresponden a las iníciales de la frase: Crux Sancti Patris Benedicti  o Cruz del Santo Padre Benito.San Benito

Dentro de la cruz, las letras CSSML, iníciales de  Crux Sácra Sit Mihi Lux o “Que la Santa Cruz sea mi luz”

De forma horizontal, las letras NDSMD, iníciales de la frase  Non Dráco Sit Mihi Dux de la cruz o “Que el demonio no sea mi guía”.

Por el borde, desde la parte de arriba, las iníciales de las frase de la oración del exorcismo: “Vade Retro Satána- VRS; Non Suáde Mihi Vána,-NSMV; Sunt Mála Quae Libas-SMQL; Ípse Venéna Bíbas- IVB;  Paz-Pax.”, traducida  “Aléjate Satanás, no me sugieras tus vanidades, malas cosas son las que tú ofreces, Bébete tu veneno”.

Oración a la medalla de San BenitoSan Benito

Las frases de la medalla hacen una poderosa oración, que las utilizó San Benito en las ocasiones donde se sintió tentado y cuando trataron de envenenarlo, saliendo triunfante al hacer la señal santa de la cruz.

También una de las frases fue usada por Jesucristo, para alejar las tentaciones e improperios del maligno: Vade retro, Satanás.

Se dice que al pronunciar con fe esta oración se activa inmediatamente una poderosa fuerza que aleja y protege del mal.

Uniendo las frases delanteras y traseras, leemos la oración completa de la medalla:

 “Que la santa Cruz sea mi luz y que el Demonio no sea mi guía. Retírate Satanás. No me sugieras vanidades. Malas cosas son las que tú ofreces,  bébete tu veneno. Paz.”

Este sacramental puede ser bendecido, con la oración a la medalla de San Benito, que hizo oficial el  Papa Benedicto XV, para limpiarla de malas vibraciones y ser usada como protección, puede ser rezada por cualquier sacerdote.

El Señor nos provee de toda la ayuda, creador de la tierra y el cielo.

Aléjate de esta medalla, espíritu del mal, te lo ordeno, en nombre del Omnipotente Dios nuestro padre, que creó la tierra, el mar, el cielo y todo lo que ellas existen.

Que abandonen y desaparezcan de esta medalla cualquier señal del maligno en todas sus formas, cualquier hechizo o  ataque de  satanás, dejándola pura y poderosa para proteger en alma y cuerpo a quien la use.

En el nombre del Espíritu Santo, de Jesucristo nuestro Señor,  Hijo del Padre Omnipotente,

Por la misericordia de Jesucristo, que vendrá por el juicio a vivos y muertos. Amén

Luego de esta oración, se continúa con la de bendición:

Señor, oye mis plegarias, Dios mi señor omnipotente, quien nos provees de todo,  te rogamos con humildad que por la intercesión del glorioso San Benito, nos cubras con la bendición  que  de tu gracia de santificación,  que realice devotamente buenas obras, para ganar tus indulgencias y este protegido contra las trampas y engaños del maligno, para que en el momento que deba ir ante tu presencia sea santo y limpio. Por tu misericordia te pedimos, Amén.

 

Historia de San BenitoSan Benito

En los pocos datos sobre su biografía,  se conoce que fue el Fundador de la Orden Benedictina, que fue un sacerdote y religioso cristiano, nacido en Umbria, Italia,  vivió entre los años 480 al 543,  conocido también como el  Patrono de Europa, por su fervoroso trabajo en la enseñanza de la palabra de Jesucristo, junto a sus monjes y monjas de la orden benedictina.

San Benito formaba parte de una familia noble de origen italiano, su hermana gemela Santa Escolástica, desde muy niña dedicó su vida a profesar la religión.

Benito, en cambio se decidió a cambiar radicalmente su vida, siendo adolescente, dejando familia y amigos, se retiró a vivir en una cueva en una zona montañosa cercana a la ciudad de Subiaco, allí hizo vida solitaria por un largo tiempo, como un ermitaño, sin lujos ni comodidades.

San BenitoDedicándose a una vida serena, elevando sus plegarias y fervor a Dios, día tras día, muy distante de la forma mundana que llevaba durante su vida de estudiante  en Roma.

Aún cuando se consagró a vivir dedicado a Dios, igual que nos puede pasar a todos, el maligno trató de provocarlo en variadas ocasiones, pero siempre por su profunda fe y confianza en Dios, San Benito no se doblegó a las tentaciones del mal.

Se le responsabiliza de haber escrito la Santa Regla, donde se plasman las normas, por decirlo de alguna manera, que se debían seguir para la convivencia de sus monjes benedictinos y entregar las enseñanzas de Dios, poder llegar a los paganos y mostrarles la salvación que el amor a Dios nos provee, ayudando a la humanidad entera.

Esta Santa Regla, se convirtió en fuente inspiradora para muchas otras comunidades religiosas, estando vigente después de tantos años.

En el año 1220 se realizó su  canonización, su gran amor al prójimo y su valentía los encontró en Jesús;  con su  famosa “Cruz de San Benito”  eliminó a los malos espíritus. Por su gran poder contra el mal goza de gran veneración.

La  Iglesia Católica tiene dos fechas para celebrar a San Benito, una ocasión es  el  día 21 de marzo, cuando  se conmemora  el  Tránsito de San Benito, es decir, la fecha de su muerte y su entrada al cielo.

La otra ocasión es el día 11 de julio, cuando se celebra la Solemnidad, para recordar el  traslado de sus reliquias, desde el lugar de su muerte desde el monasterio de  Montecassino hasta el monasterio de Fleury, en Francia, este día fue elegido o asignado  por el Papa Pablo VI para festejar a San Benito como Patrono de Europa.

Para qué sirve San Benito

Lo que significa encontrarse una medalla de San Benito  es básicamente poseer una poderosa protección contra las influencias del maligno, especialmente a la hora de la muerte, obteniendo  la bendición de Dios y vivir eternamente a su lado.

Cuando se le tiene una profunda fe y gran devoción a San Benito,  se comenta qué hace milagros  relacionados contra hechizos del mal, destruyendo efectos de brujería, así como también ante enfermedades causadas por espíritus malignos o dolencias corporales.

En los símbolos de la medalla cruz de San Benito, se leen frases que son originalmente dichas por el Santo, en San Benitomomentos trascendentales de su vida, se dice que venció a Satanás, al pronunciarlas y hacer la señal de la cruz.

En otro momento venció a sus enemigos que le habían ofrecido una bebida con veneno, al hacer la señal de la cruz sobre la copa envenenada, esta inmediatamente se rompió, logrando su salvación.

Se sugiere, que aquel que lleve la medalla con devoción a San Benito, debería  aprenderse la oración completa grabada en la medalla, para que en situaciones de ser tentados, la pueda decir, haciéndose una señal de la cruz encima de su pecho, para pedir por protección.

En caso de olvidar la oración completa, puede hacerse la señal de la cruz y decir con fuerza y fe: Vade retro satana que es  una orden a Satanás para que retroceda y se aleje, también con profunda fe decir ¡protégeme! San Benito.

Todos los que creemos en Dios, sentimos el inmenso y poderoso poder de la señal de Santa Cruz, siempre que notamos la presencia de la maldad en cualquiera de sus formas, casi de manera automática, nos hacemos la señal de la cruz, para que nos proteja de todo mal.

Su poder es tan  fuerte que se convierte en un escudo inalcanzable para el mal,  tanto que la iglesia católica aprobó el uso de la medalla cruz de San Benito en Roma en el año de 1857, confirmando que a través de la intercesión de San Benito se adquieren las bendiciones y gracias de Dios.

Esta medalla es la más usada alrededor del mundo, por su eficacia en gran cantidad de casos místicos en las que ha sido utilizada.

Cruz de San Benito

A través del tiempo, en especial para los cristianos, la cruz es un símbolo que goza de mucha popularidad y es favorito entre muchos otros, porque su uso es un reflejo de la fe en nuestro señor Jesucristo.

San Benito

Sobre este santo se conoce poco, pero de acuerdo a los escritos del Papa San Gregorio Magno, encontramos que San Benito profesaba una profunda fe en la santa cruz, de hecho, algunos de los milagros que se le atribuyen, fueron a través de hacer la señal de la cruz.

San Benito se encargó con su ejemplo en  transmitir esa  devoción y profunda fe a la cruz a los monjes benedictinos, manteniéndose e incrementándose a través de los años.

Cuando hablamos de la cruz de San Benito, nos referimos a la que se encuentra en el centro de la Medalla del santo patrono, es usada  por algunas personas como un amuleto de protección o de buena suerte, otros solo por  reconocer las virtudes poderosas de San Benito.

Es llamada también la cruz de la salvación eterna, en el lado frontal de la medalla se ve la imagen de San Benito, sosteniendo con la mano derecha la cruz, como símbolo religioso de salvación.

La cruz representa también el arduo trabajo de enseñar el evangelio que realizaron los monjes y monjas benedictinos en territorio Europeo y en Inglaterra, entre los siglos VI hasta el X.

Al igual que la medalla, no existe ninguna regla conocida para usar la cruz de San Benito, puede llevarse en una cadena alrededor del cuello, también junto al rosario,  o llevarla dentro de la cartera, dentro del automóvil o en el hogar, en la oficina o en el local de trabajo, es decir, cualquier lugar, persona o cosa que deseemos proteger.

En Sri Lanka  es muy común verla colgada en la puerta de entrada como un símbolo de protección, también hay personas que la colocan en las bases de casa y edificios en construcción, siempre tiene como finalidad, en cualquiera de las maneras  mencionadas solicitar la intercesión de San Benito para que se nos conceda la bendición y protección de Dios sobre nosotros.

El uso de la cruz por devoción  se convierte de forma silenciosa en una oración y un símbolo que nos recuerda  que somos creyentes y fieles seguidores de la palabra de Jesucristo.

En una  poderosa oración de fortaleza para no caer en tentación, porque la paz prevalezca entre nosotros y en el mundo entero, en una plegaria y alabanza  para que la cruz sea nuestra guía y luz constante.

A  la Santa Cruz inscrita en la medalla de San Benito, se le han atribuido  efectos milagrosos, que se han podido ver en curaciones corporales y bendiciones espirituales, alejando y protegiendo contra el espíritu maligno y sus amenazas a quien la profundamente le tenga fe y conscientemente  le brinde alabanzas.

Sin embargo, es de entender que los milagros no son automáticos, deben ser ganados a través de la intercesión de San Benito para que Dios conceda su gracia y bendiciones.

Imágenes

San Benito

 

San Benito

San Benito

San Benito