Oración Para Pedir Por Los Hijos Enfermos

Cuando nuestros hijos se enferman tratamos de solucionar por nuestros propios medios. Si son niños enfermos grave acudimos a un médico para que los cure pero también nos encomendamos a Dios, especialmente si son enfermedades mortales o cuando debe hacerse la cirugía de un niño.

Nos angustiamos como padres e incluso nos estresamos porque son situaciones que nos preocupan pero escapan de nuestras manos.

En esta oportunidad te brindamos algunas palabras de aliento para orar por tus hijos enfermos para pedirle a Dios que con su gran los sane.

 

Oración por los hijos cuando están enfermos

Oración por la sanación de los hijos
Niños enfermos hospitalizados

Aunque tengamos algunos conocimientos básicos de medicina, lo mejor siempre será confiar en un médico. De nuestra parte queda la responsabilidad, la atención, seguir las órdenes y como siempre, encomendarnos a la ayuda del Señor como con esta oración para que los médicos sean sabios certeros y sus acciones tengan éxito.

Dios Bendito, Nuestro Señor,
que nos cuida y protege desde el Cielo,
vela te lo pido por la salud de mis hijos,
para que vuelva a ellos la salud;
nadie quiere estar postrado y enfermo,
ni ver a un ser querido en tal condición,
mi hijos son jóvenes y llenos de vida,
un camino por delante les espera,
y por ello pido a ti ayuda divina,
para que den sus pasos con tu bendición,
con tu protección y con sanación;
cumple mi humilde petición Dios te pido,
y trae a mis hijos el milagro de la sanación.

 

Oración para pedir por los hijos enfermos

Seguramente habrás escuchado, visto o experimentado en carne propia, algunos desaciertos de los médicos que han empeorado la condición del paciente. Por ello nunca sobrará encomendarse a la infalible fuerza divina para que intervenga exitosamente en una cirugía o combatiendo alguna enfermedad. Realiza esta oración para pedirle a Dios su intervención.

Dios, Todopoderoso,
en ti deposito todas mis esperanzas,
porque nada ocurre sin tu sagrada voluntad,
y yo de rodillas hoy te pido,
que alejes los malestares de mi hijo (nombrar persona),
que se despoje de esta sombra lúgubre,
que lo ha tenido postrado y enfermo;
no permitas que la enfermedad lo consuma,
y al contrario levántalo más fuerte de cómo era,
para que experimente por sí mismo el milagro,
de tu gran poder de sanación.

 

Oración por los hijos pequeños que estan enfermo

Los niños pequeños son las más frágiles porque están en pleno crecimiento, su sistema inmunitario aún no es tan fuerte y por ello son más susceptibles de enfermedades. Si tienes un hijo pequeño enfermo realiza esta oración para que con fe le pidas a Dios su mejora.

Amado Dios, Todopoderoso,
atiende por favor mi ruego,
pues desesperadamente solicito de tu ayuda,
para que veles por la salud de mi hijo (mencionar persona);
quien padece de (mencionar enfermedad)
te lo pido porque aún es pequeño,
y las enfermedades a su edad son delicadas,
quiero que pronto se recupere,
para que vuelva a jugar y hacer travesuras,
protégelo de las heridas, de los contagios y enfermedades;
porque es pequeño,
y por sí mismo aún no sabe cuidarse
haz esto, yo te pido, Dios amado
obra a través de mi hijo con un milagro,
ilumina al médico con acierto y sabiduría,
y demuestra a todos tu gran poder de sanación;
que hoy al final del día yo pueda decir,
gracias a Dios por curar a mi hijo.

Algunas enfermedades son hereditarias, otras se originan producto de un descuido, mala alimentación o cualquier otra causa. También hay heridas que empeoran y ser potencialmente mortales. Aunque la medicina ha dado grandes avances, aun no es del todo cierta, y por eso confiamos en Dios para quien no exista la duda ni la incertidumbre.

Nos entristece mucho no ver a nuestros hijos sanos; especialmente cuando son pequeños que son juguetones y traviesos. Por eso nos preocupamos y desesperamos, pero recuerda que siempre puedes apoyarte en Dios para pensar mejor las cosas, buscar opciones y confiar en que lo mejor va a pasar.

Como ya sabrás, la oración no solo ayuda a la salud de un niño, sino que también nos relaja, nos permite concentrarnos, y evita que tomemos decisiones desesperadas e impulsivas. También es importante que el niño practique la oración pues está comprobado que una actitud positiva ante la enfermedad ayuda mejor a combatirla.

 

Evalúa este Artículo