Oración Para Los Enfermos Graves



La vida esta llena de obstáculos que ponen nuestra fe constantemente a prueba, y es precisamente en estos momentos cuando más debemos aferrarnos al Señor para poder salir victoriosos en cada una de las pruebas que se nos puedan presentar.



Si no eres tú quien esta pasando por una prueba difícil, sino un ser querido, puedes de igual forma recurrir al Señor para pedirle por la recuperación de un enfermo.

Oración para los enfermos

Oración por la sanidad
Personas en un hospital

La biblia hace muchas menciones de personas que estaban enfermas y a causa de su fe, pudieron recibir la sanación que tanto anhelaban.

Una de las historias de sanidad más conocidas es la de la mujer del flujo de sangre, quien llevaba años enferma y con tan solo tocar el mando de Jesús pudo recibir sanidad, esto a causa de su fe, de esta misma manera si tienes fe, puedes orar para que un enfermo se recupere, sin importar la gravedad de su situación.

“Santo y divino Señor Jesús,
vengo hoy a ti, no para pedir por mí,
sino para pedirte por la vida de
(di el nombre de la persona enferma),
que ahora se encuentra pasando por
una terrible enfermedad.

Te pido que venga la sanidad a su vida,
y que todo plan del enemigo por
llevarlo a la muerte no prospere.”

Amén.

Oración para los enfermos de cáncer

El cáncer es una enfermedad muy grave y que puede atacar a todo el mundo, sin distinción de color de piel, sexo o edad. A pesar de que es una enfermedad devastadora, debes tener en cuenta que para Dios nada es imposible, así que si le pides con fe por la sanidad de algún enfermo con cáncer, este será sano.

En la biblia se pueden encontrar varias historias de personas que padecían de enfermedades graves y a causa de su fe o de la de un familiar, estas recibieron el milagro de sanación. Hoy tú también por medio de la oración puedes ser la persona que provoque un milagro.

“Glorioso y gran Señor,
digno eres de toda honra y alabanza,
Padre, te pido hoy por la salud
de (di el nombre del enfermo) que
padece de cáncer, sé tu Señor sanándolo,
ordenándole a sus células que se alineen,
y comiencen a trabajar como deberían.

Sé tu mi Dios trayendo alegría a su casa,
con un milagro de sanación.

No permitas que esta enfermedad acabe
con la vida de mi amigo, te pido escuches
mi oración, amantísimo Padre.”

Amén.

Oración para los enfermos graves

Aunque muchas personas no lo crean, la oración es una herramienta poderosa por medio la cual podemos provocar grandes milagros en esta tierra, entre ellos está el hacer que un enfermo se recupere.

Y aunque suene algo inverosímil de creer, Dios escucha nuestras oraciones y esta presto a obrar para que un milagro de sanación ocurra en la vida de alguien que esta enfermo de gravedad.

“Santo y amado Dios,
te pido por la vida de mi
amigo, porque ha sido tocado por
una grave enfermedad, y aunque los
médicos nos dan palabras negativas, eres Tú
mi Dios quien tiene la última palabra.

No permitas mi Dios que esta enfermedad acabe
con la vida de mi amigo, concédele el milagro
de sanación, así como en los tiempos de Jesús
los ciegos veían y los cojos andaban, que mi
amigo pueda ser sano, te lo pido en
tu santo nombre.”

Amén.

Oración del señor de la misericordia para los enfermos

El Señor de la Misericordia puede derramar su gracia sobre la vida de una persona y que de esta manera ese enfermo reciba la sanidad que tanto desea, solo es cuestión de atreverse a doblar rodillas y hacerle la petición al Señor.

Si sientes que la enfermedad por la que pasa tu ser querido es algo grave y necesitas un poco de ayuda, puedes hacer una cadena de oración, dice la biblia que si dos o más se pusiesen en común acuerdo para orar, Dios escuchará esa petición.

“Divino y Misericordioso Señor,
venimos a ti en común acuerdo
para pedir por la vida de
(di el nombre de la persona enferma)
debido a que esta pasando por un momento
de gran enfermedad.

Que sea tu misericordia divina trayéndole la
sanidad que su cuerpo tanto necesita.
Escucha Señor nuestra oración para que
nuestro amigo sea salvo y pueda ganar
esta batalla contra su enfermedad.”

Amén.

Así como en los tiempos en los que Jesús estuvo en esta tierra y los enfermos eran salvos, de esta misma manera en estos tiempos, los enfermos pueden recibir sanidad, solo necesitan de alguien con suficiente fe que interceda por ellos ante Dios.

Tal y como ocurrió con la mujer del flujo de sangre, que con solo tocar el mando de Jesús y a causa de su fe, esta fue sanada, hoy a causa de tu fe, tu ser querido puede obtener ese milagro se sanación, solo debes armarte de suficiente fe.