Oración Para La Bendición y Prosperidad del Negocio



Como cada día, antes de comenzar y después de terminar la jornada, damos gracias al Señor por nuestro negocio. Para la gran mayoría el negocio representa años de esfuerzos y de sacrificio y su única entrada para sufragar sus gastos personales, mantener el hogar y criar a sus hijos.



Aunque hay negocios que no son buenos a los ojos de Dios porque promueven el pecado y la perdición de los hombres, pero en su gran mayoría son negocios que ofrecen un gran servicio a la comunidad.

Hoy queremos dejarte con oraciones que sirven para bendecir un negocio por parte de Dios, lo que hará que puedas atraer cliente y en consecuencia vender mucho e incluso vender más rápido. En definitiva son oraciones para que tengas éxito en el negocio en todos los sentidos.

Oración para bendecir negocio

oración poderosa para el negocio
Fachada de un pequeño negocio

Atiende esta oración si quieres que Dios bendiga tu negocio para que nada le pase, y nada le falte. Que tenga la luz divina a la cual no pueda acercarse el mal.

Mi Dios Misericordioso,
ten en cuenta esta humilde oración,
que apela a tu poder, a tu sabiduría y a tu piedad
para que bendigas mi negocio,
porque si cuento contigo qué podría salir mal
quién podría derrotarme o detenerme,
acaso qué tempestad osaría a desafiarte,
y quien mortal o mal espíritu podría superarte;
bendice mi negocio para que nada malo le pase,
que sea inmune a las personas malas y envidiosas,
y a los desastres que causa la naturaleza,
bendice mi negocio para que nada le falte,
para que no me sorprenda la escasez ni las deudas,
y así no pase tal vergüenza y desprestigio,
bendice mi negocio con tu protección y tu luz celestial
para que siempre sea operativo y exitoso.

Oración para el negocio para atraer clientes

Si apenas estás comenzando un negocio o está pasando por una mala racha, apela a esta oración para que Dios te ayude y en consecuencia puedas atraer clientes a tu negocio.

Señor Nuestro, Dios, Padre Eterno,
ilumina con tu luz divina
mi negocio que he levantado,
con tanto esfuerzo y sacrificio,
lo pongo en tus manos porque no quiero
el día de mañana verlo caer,
elévalo e ilumínalo,
para que todo aquel pueda ver,
que mi negocio por Ti ha sido bendecido,
y a ellos quieran acudir y consumir;
pon tus manos sobre mis productos,
para que sean buenos y atractivos,
para que den plena satisfacción y felicidad,
para que mis clientes siempre vengan y se multipliquen.

Oración a San Expedito para el negocio

Todo aquel que monta un negocio quiere ver recuperada pronto su inversión. Realiza esta oración a San Expedito- patrón de las causas urgentes e imposibles- , para que tu negocio tenga prosperidad y veas pronto grandes ganancias.

Poderoso, San Expedito,
patrón que vence lo imposible
y acude en rescate de lo urgente,
necesito de ti tu bendición y tus obras milagrosas,
para que coloques dentro de tu protección,
mi humilde negocio que en ti confío,
pues con tu ayuda espero,
ver pronto los frutos de mi esfuerzo,
y recuperar lo invertido y perdido,
gracias a tu mano milagrosa;
intercede te pido San Expedito,
pues para mi es urgente que llegue pronto,
el éxito de mi humilde negocio,
para no sucumbir a las deudas y las necesidades,
que solo traen tristezas enemigos y destrucción;
vela por mi negocio, San Expedito,
y haz que emane de él la prosperidad.

Oración de prosperidad para el negocio

Con esta oración pides ayuda a Dios para que tu negocio sea próspero, es decir, para que tenga éxito en lo que se proponga. No solo económico, sino para que tu negocio sea realmente una bendición para los clientes y la sociedad.

Amado Dios,
en ti encomiendo mi negocio
para que lo bendigas con prosperidad,
pues de tu voluntad nada se escapa,
y sin tu bendición mi negocio
difícilmente podría avanzar y ser exitoso,
tráele siempre buena fortuna,
para que sea estable, rentable y duradero,
haz que mis productos lleven a quien lo compre,
mucha satisfacción, alegría y felicidad,
que sirva para unir a las personas y a las familias,
que sirvan para acercarte más a Ti,
y que traigan a la sociedad beneficio y prosperidad.

Oración para el negocio, el trabajo y las ventas

Realiza esta oración para que tu negocio sea dinámico, para que haya un constante flujo de compra y venta, y sea fuente de empleo para ti y puedas ayudar a otras personas a ganarse el sustento.

Hoy oro ante el Altísimo,
quien nos ha dado vida y nos ha dicho cómo vivir,
quien nos ha ordenado a vivir de nuestro trabajo,
pero hacerlo dignamente;
sin obrar de mala manera ni haciendo daño a nadie,
sin impulsar antivalores, sin ir contra su palabra,
sin explotar ni humillar al trabajador porque es un prójimo
sin engañar ni estafar al cliente porque es un prójimo;
Tú me has enseñado a ir por el camino correcto,
por ello te pido con fe y devoción,
que nunca me falte el trabajo ni las ventas,
que mi negocio tenga un éxito tal
que pueda ayudar a otras personas en lo laboral
y servir de ejemplo e inspiración para otras personas
que son creyentes de ti, y quieren tener un negocio,
que sea lucrativo y exitoso, pero apegado a Ti,
a los principios y mandamientos que nos has dejado;
por ello pongo mi negocio a tu servicio
para que con él se haga tu sagrada voluntad.

Definitivamente no es solo importante que un negocio sea lucrativo, es importante que el negocio se rija por valores cristianos, que sea un negocio que aporte a la sociedad y no que contribuya a su perversión y destrucción. De ese tipo de negocios ya existen muchos que dañan la mente y contaminan el medio ambiente.

Un buen negocio debe estar en armonía con el mundo y con las personas. Los clientes deben recibir un producto hecho por el deseo de beneficiar más que de lucrarse, porque un negocio no solo debe dar satisfacción material sino espiritual.

Un negocio también debe servir para unir a la familia no para separarla. Cuántas veces no se han visto familias que discuten y se separan con rencor y malos deseos por un negocio. Entre hermanos ha sido muy común y en cada uno de esos casos ha sido resultado de las malas apetencias del dinero, de la codicio, del afán al lucro por encima de lo demás.

Quien acude a Dios por su ayuda debe aceptar sus mandamientos. Especialmente si es cristiano pues Jesús encuentra el amor por el dinero por encima del prójimo algo abominable.

Que tus empleados se sientan afortunados de tenerte como jefe, que tus clientes se sientan afortunados de contar con tu negocio, que tu propia familia vea en el negocio una bendición y no una maldición que solo existe porque es fuente de ingreso.