Oración del Mensaje de Jesús

Estudiar el cristianismo y al ser humano es siempre enriquecedor y es un estudio que nunca termina. Tratamos muchas veces de colocarnos en el lugar del otro, conocer sus necesidades y su desesperación. También queremos auxiliarlos, y sin lugar a dudas, Cristo es el primero en querer salvarlo de sus desesperación.

Sin embargo la Biblia enseña que nuestras preocupaciones son prácticamente absurdas. Y no carece de sentido; para qué preocuparnos si sabemos que todo lo que ocurre aquí en la tierra es porque así lo ha querido Nuestro Señor Jesucristo.

Por eso en lugar de desesperarnos debemos decir “Jesús en ti confío”, lo cual no significa esperar que las cosas ocurran. Es importante interpretar los mensajes del cielo, que nos indica cual es el momento para actuar.

 

Oración al mensaje de Jesús

mensaje de Jesús para reflexionar
Jesús con oveja en brazos

Esta oración de reflexión, adoración y agradecimiento se centra en la confianza que depositamos en Jesús pues estamos convencidos que Él nos salvará de nuestra situación urgente.

Amado Jesucristo,
me dirijo a ti con estas palabras,
porque en ti deposito enteramente,
toda mi fe, mis esperanzas y mi confianza;
de verdad convénceme,
que de nada vale la pena agitarse o preocuparse,
que en tus brazos puedo relajarme
porque obrarás por mi bien,
y lo que hoy no entienda de tus acciones,
mañana todo lo comprenderé,
y podré darte gracias eternas.

Oración del mensaje de Jesús de la Misericordia

Algunas situaciones son más apremiantes que otras, y pareciera que Jesús no nos ha escuchado o nos ha olvidado. Realiza esta oración para apelar a la misericordia de Jesús y llegue pronto a tu auxilio.

Cristo misericordioso,
aunque tu tiempo es perfecto,
y sabes qué es lo mejor para mí
hoy, mañana y en cualquier momento,
no quisiera pedirte otra cosa
que veas mi corazón y mi alma,
porque me atormento diariamente,
enséñame a confiar plenamente en Ti, te lo pido,
perdona si parece una ofensa,
pero es mi preocupación lo que me ciega,
y no me deja ver o comprender
que yo a ti debo entregarte toda confianza,
pues tu a mí ya me has entregado todo tu amor.

No le hacemos a Jesús oraciones desesperadas, ni agitadas. Quiénes somos nosotros para exigirle o mandarle a hacer algo al Hijo del Altísimo. Es Jesús quien nos ordena, y simplemente nos pide que cerremos nuestros ojos y con el alma confiemos en ÉL.

La Biblia dice que todo tiene su tiempo y su hora, y aunque eso no significa siempre que las cosas van a llegar a tus manos, si quiere decir que avanzarás de la mano de Jesús, y que te dará tu tiempo para hacerlo. Así que aunque quieras acortar o alargar los tiempos, es Jesús quien sabe que es lo mejor para ti y te lo dará cuando sea el tiempo correcto.

Por lo tanto de nada vale tanta confusión y tanta agitación con respecto a los problemas que tengas en tu vida. Cuando colocamos en el cuidado de Jesús a nuestros seres queridos y nuestras cosas nos va mucho mejor. Lo que crees que dejas abandonado y tanto te preocupa en realidad lo has dejado bajo la protección y bendición de Cristo.

Así que no te preocupes ni te angusties pensando en los escenarios más catastróficos. Jesús simplemente te pide confianza y si no confías en Él, estropeas su planes pues aunque acudes a ÉL no aceptas su voluntad y quieres imponer la tuya

Di con frecuencia: “Jesús, en ti yo confío” y simplemente deja de remar a contra corriente y abandona tu voluntad y reposa en sus brazos que te llevarán a tu futuro. Dios actuará siempre que lo dejes porque actuará con certeza pero en libertad.

Mientras más te esfuerces en resolver las cosas a tu manera, solo logras hacerte más daño y estropear aún más la situación. Aquel que ha dicho “Jesús, en ti confío”, se refugia en los brazos divinos de Jesús y se libera de su miedo y recibe todo el amor del Hijo de Dios.

 

Evalúa este Artículo