El Cuerpo Incorrupto de San Charbel: Todo lo que debes Saber



La única explicación válida para los cuerpos incorruptos hasta el momento, está relacionada con la fe en Dios, pues en su mayoría los cuerpos incorruptos conocidos, son personas que dedicaron su vida al amor y sanación de sus semejantes, como el caso de  San Charbel , “el santo ermitaño”, conoce más sobre este fenómeno milagroso.



Quién fue San Charbel

El Cuerpo Incorrupto de San Charbel: Todo lo que debes Saber 1
Conocido como  el primer santo libanés, San Charbel,  se le atribuyen gran cantidad de milagros de sanación al padre Charbel.

Nació en el Líbano en 1828, bajo el nombre Yusef Antun Makhlouf o José Antonio Makhlouf y  muere en 1898  con  70 años, dedicó su vida a amar a Cristo, mediante la oración, los ayunos, la predicación y a su don de sanar enfermos.

Desde temprana edad dejo su casa, su familia y hasta su tierra, comenzando su noviciado a los 23 años en el Monasterio de Annayan, profesando la religión maronita,  una rama de la iglesia católica fundada por el sacerdote Marón.

Hombre de costumbres muy sencillas, se dedicaba a la sanación de sus fieles, monjes y animales,  por lo que era muy querido en su comunidad.

Fue enterrado en el cementerio del monasterio,  donde durante varias noches comenzaron a verse luces resplandecientes, a insistencia de sus fieles, fue exhumado, encontrándose que sus ropas estaban deterioradas pero que el padre Charbel  presentaba el  cuerpo incorrupto, segregando sudor y sangre.

Desde aquel momento sus seguidores comenzaron a visitar el sitio donde estuviesen sus restos, se dio aviso a las autoridades de la iglesia y durante un largo tiempo se realizaron varias exhumaciones, encontrándose siempre su cuerpo incorrupto.

Fue beatificado en 1965 y canonizado en 1977, celebrando fiesta en su honor  el 23 de julio.

Cómo es la Historia del Cuerpo Incorrupto del padre Charbel

San Charbel Cuerpo Incorrupto

Falleció el 24 de diciembre de 1898, su cadáver  fue colocado en el cementerio del monasterio de San Charbel, en una cueva, donde una enorme piedra fungía de puerta, un lugar que conservaba el suelo pantanoso.

A pocos días de su muerte y por varias  noches, una luz resplandecía desde su  tumba, se autoriza abrirla encontrando su cuerpo incorrupto, parecía dormido, no era rígido y su piel suave, desde un costado del cuerpo del padre Charbel transpiraba agua con sangre.

Fue  exhumado en 1899, ante  personas laicas y religiosas, quienes dieron fe del estado del cuerpo del padre Charbel, ante la Comisión Eclesiástica,  fue colocado en un ataúd cerrado, alejado de los fieles, no podía ser venerado como santo.

A los tres días, el cuerpo incorrupto del padre Charbel despedía un agradable y extraño olor y el líquido sanguinolento no cesaba.

Lo trasladaron a una terraza,  para que el aire secara el  líquido envolviéndolo  con sábanas, hubo que cambiarlas a diario por cuatro meses.

Decidieron extirpar los órganos internos, un médico del lugar declaró  que  estos tenían la apariencia de una persona viva, aún así el cuerpo no ceso de emanar el líquido.

En 1901, colocado a la vista de fieles,  parado en una vitrina, con el fin de  absorber el sudor envolviendo sus pies con sábanas, no surtió efecto,  se le puso  cal viva en los pies para secarlo y descomponer el cuerpo.

Tampoco funcionó, en 1909 fue colocado en una caja en la que permaneció  hasta 1927.

Ya en 1925 los patriarcas Maronitas  había solicitado la beatificación del padre Charbel,   ante el Papa Pío XI en el tribunal de Roma,  iniciando con la encuesta eclesiástica, donde se evidencia la santidad y los milagros del “santo ermitaño”.

En 1927, fue de nuevo exhumado  ante miembros de la comisión eclesiástica, se levantó un informe detallando la condición de su cuerpo, sobre su vida dedicada a Dios y se hace la referencia a la “introducción eventual de la causa de beatificación”, se introdujo en un cilindro de metal.

El cuerpo volvió a  una caja de madera, y a su vez dentro  de una de  zinc que contenía el cilindro del informe. Ambos ataúdes se introdujeron  en una tumba cercana a la cripta.

El Cuerpo Incorrupto de San Charbel: Todo lo que debes Saber 2

En 1950, de la pared de la cripta salía un líquido, se abre la tumba, el cuerpo estaba en perfectas condiciones y seguía exudando liquido.

En presencia de médicos y autoridades de la iglesia, se  vuelve a exhumar el cuerpo, permaneciendo incorrupto, la vestimenta dañada por el tiempo, lo mismo que los ataúdes, el cilindro de metal deteriorado protegía el informe del año 1927.

Ya los fieles rogaban por acceder al sudor del padre Charbel, aseguraban era milagroso y les sanaba de cualquier enfermedad.

Para  1950 se evidencian gran cantidad de  milagros, colocándose el cuerpo incorrupto de San Charbel en una tumba bajo medidas de seguridad ante posibles peligros.

Qué otros santos tienen el Cuerpo Incorrupto

El término de cuerpo incorrupto se le da a aquellos que no sufren el normal deterioro o descomposición después de la muerte, usualmente cuerpos humanos, condición que actualmente resulta inexplicable científicamente.

San Charbel Cuerpo Incorrupto
Santa Bernadette

La mayoría de los cuerpos incorruptos que se conocen, están relacionados con las culturas católicas y cristianas ortodoxas,  con una característica común de exudar un dulce aroma, llamado  el Olor de la Santidad.

San Charbel Cuerpo IncorruptoEntre los santos que se conocen que poseen esa condición, tenemos:

  1. A Santa Bernadette, nació en Lourdes (1844 –1879)
  2.  San Juan Maria Vianney (1786-1859)
  3. Santa Teresa Margarita, (1747- 1770)
  4. A San Vicente de Paul
  5. San Silvan, murió en 350 –  Considerado como uno de los 70 apóstoles, su cuerpo tiene más de 1600 años en perfectas condiciones.
  6.  A la Santa Verónica Giuliani, quien vivió hasta  1727,  según  la santa lo escribió en su diario al realizarse su autopsia se encontró  su corazón grabado con la cruz y los instrumentos de la Pasión de Cristo
  7.  A Santa Zita, quien muere en 1272
  8. San Juan Bosco, murió en 1888  – Fundador de  la Congregación Salesiana
  9.  Al Papa beato Pío IX, vivió hasta 1878- Fue Papa desde 1846 a 1878, el más largo de la historia de la Iglesia, exceptuando el del apóstol San Pedro, que fue de entre 34 y 37 años.
  10. Beato Juan XXIII, murió en 1963,  el Papa más amado de la historia, beatificado en el año 2000, por el Papa Juan Pablo II.

Si quieres otros contenidos sobre San Charbel, mira los que tenemos en nuestra web: