Oración a San Benito Abad de Protección y Liberación



Dios pone en nuestras manos oraciones para que nos podamos acercarnos a Él por medio de la fe, no solo cuando pasamos por sufrimiento o desesperación. San Benito Abad es un gran ejemplo de esto: un hombre que no perdió el camino ante la soledad, el ayuno o incluso la traición.



Te presentamos oraciones efectivas para protección y liberación.

Oración a San Benito Abad de Protección y Liberación

Oración a San Benito Abad de Protección y LiberaciónSin importar si usas la Medalla de San Benito Abad o no, esta oración de liberación y protección te permitirá alejar la influencia del mal y prevenir ataques o hechizos por parte de tus enemigos. Recuerda al profesarla que debes tener a Dios en tu corazón, y no desear la desgracia a nadie con la oración a San Benito Abad.

Santísimo padre Benito Abad, maestro ermitaño, hombre justo, bondadoso y caritativo y fiel servidor de Cristo Jesús. Escúchame en este día. Con tu espíritu inquebrantable y gran esperanza, eleva a Dios esta oración de liberación, para que brinde su divina protección a este servidor.

Que tu corazón, lleno del amor de Dios a los hombres y viceversa, invoque la presencia del Señor en nuestras vidas. Para que su manto cubra nuestras cabezas con dulzura y valentía, protegiéndonos de nuestros malignos enemigos.

Tú, Santo ermitaño, escuchas a todo aquel que te invoca, y te encuentras entre los favoritos del Señor. Por tanto, sé que tienes el poder de apartar los peligros que acechan mi tranquilidad para arrebatarmela. Te ruego, San Benito Abad, que intercedas por mi bienestar en cuerpo, mente y alma.

Que la cruz que inspiraste aleje la maldad de mi entorno. Elimina los ojos y lenguas envidiosas, las traiciones, falsedades y egoísmos, las desgracias que se me deseen. Resguárdame de la brujería, maleficios y hechicería, y corta la mala energía enviada a mí y a mis seres queridos.

Grandioso San Benito Abad, despliega tu influencia y tus poderes para vencer al demonio una vez más, en mi nombre y en el de Dios. Protege a tus hermanos de la fe, que tu amparo nos brinde la paz que nos ha sido privada.

Te pido una vez más tu cuidado y defensa para protección de todo lo bueno en este mundo. Para que el orden de la creación y el destino que el Señor elije para todos no sea perturbado por las malas intenciones de los enemigos. Amén.

Oración a San Benito Abad para Protección

A veces comienzas a sentirte mal de repente. Puede incluso que el malestar perdure por días, semanas o meses. No necesariamente el físico, sino que cualquier padecimiento puede ser causado por la intervención de energías negativas enviadas a hacerte daño.

Para librarte del terror que quieren inculcar en ti tus enemigos, reza esta oración a San Benito Abad hasta que sientas como las dolencias, malestares y pesares van mermando mientras tu fe aumenta.

Glorioso San Benito Abad, que fue modelo y recipiente de la gracia de Dios. Humildemente solicito ante tu corazón amoroso que intercedas por mí ante Dios Nuestro Señor.

Te encomiendo mi protección ante los peligros que me rodean cada día, pues mis enemigos han puesto trampas y maleficios sobre mí para verme fallar. Sé que tu bendición podrá evitar que sus peticiones se cumplan antes de que mi desesperación sea su cumplido propósito.

Intervén por mí frente al Padre Todopoderoso. Que no se olvide de su hijo, quien solicita su protección con urgencia, para afrontar las miserias, pruebas y aflicciones del mundo terrenal.

Ruego por que tu bondadoso corazón se apiade de mí, como lo ha hecho con miles antes incluso de tu deceso, Invoco tu poderosa protección, con esperanza de que el mal que se ha posado sobre mí se aleje, y vuelva a su origen. De esa manera mi vida volverá a la paz y tranquilidad que Dios me ha otorgado. Amén.

Quién fue San Benito Abad

San Benito Abad fue el hijo de una familia judía bien acomodada que nació en Nursia al rededor del 480 d. C.

Diferente a sus semejantes, desde muy joven se dedicó a Dios por completo al ver la vida que se llevaba en las grandes ciudades como Roma. Por lo tanto abandonó su hogar, a su familia y privilegios dados por su estatus, para encaminarse en un camino de humildad y oración en las regiones montañosas.

Fue reconocido por su estricto estilo de vida, que consistía en solo la oración, el ayuno y la meditación.

Dichas prácticas fueron las que lo llevaron a su envenenamiento por parte de un grupo de monjes que habían quedado a su cargo tras la muerte del anterior Abad de la provincia. Una copa de vino pudo haber sido su fin, pero al hacer la señal de la cruz con el vaso, el mismo se rompió en pedazos.

Descubierta la traición, San Benito Abad otorgó el perdón a los discípulos, y volvió a retirarse a las montañas, donde con el pasar de los años formó una minúscula comunidad de monjes y religiosos que seguían al pie de la letra su estilo de vida.

Se dice que predijo su propia muerte al momento de sentir la muerte de su hermana, Santa Escolástica, también dedicada al Señor desde mucho antes que él. Al conocer su destino inminente, preparó a sus seguidores para la Eucaristía, y finalmente, falleció el 21 de marzo del año 543 d. C. .

La oración a San Benito para protección es para evitar que las malas intenciones de nuestros enemigos nos afecten, y que tengamos a Dios siempre en mente antes de cometer alguna falta. San Benito Abad fue un grandísimo ejemplo de como debemos afrontarnos a las situaciones difíciles en la tierra y aceptar el destino que Dios tiene preparado para nosotros.