San Benito Abad: Oración, Historia y Día



Para avanzar en nuestro camino y seguir los pasos de Dios hay muchas acciones que debemos hacer. Desde ayudar al prójimo hasta asistir a misa, son tantas las maneras en que los creyentes nos podemos acercar al Señor. Y una de las formas más importantes de estar en paz con Cristo es la oración.



San Benito Abad es un Santo que nos puede ayudar a alcanzar al Señor y fortalecer nuestra fe como verdaderos cristianos. Todo esto mediante unos sencillos nueve días de oración, donde podemos pedir por cualquiera de nuestras causas necesitadas.

Oración a San Benito Abad

oracion a san benito abad

Dios es nuestro padre magnífico, y como todo padre, hace lo que puede por nosotros. Sus intercesores son quienes nos ayudan a llegar a Él por medio de plegarias y aliviar nuestros problemas a través de la oración. San Benito Abad puede intervenir por ti y otorgarte su favor con todas las oraciones que le eleves.

Puro y venerado San Benito Abad, quien es reconocido hoy por la Iglesia y por el mundo. Santo devoto por siglos, de quien hemos escuchado tanto y a quien acudimos desesperados, escucha mis plegarias en este día.

En lo alto de los cielos estás. Donde continuas amándonos y amando al Señor. Donde vez las obras de los hombres. Muéstranos la infinita misericordia de Dios. Con tu sensibilidad ante nuestro dolor y tragedia, predica la compasión.

Tú, que con tu oración alejas lo que nos hace daño, lo que nos ensordece. Que vences a la maldad. Utiliza las palabras que sabes que tocan el corazón del Padre, para que me brinde su consuelo.

No tardes, o Santo de mi devoción. Conozco tus hazañas. Sé que has encendido llamas en la frialdad, que has domado almas recias. Así como derrumbas barreras, ábreme los ojos con tu espíritu.

Socórreme con tus brazos. Condúceme en mi camino en la tierra. Hazme ver la luz.

No desampares ni a mis amigos ni a mis enemigos. Te ruego que pidas por ellos como pedirás por mí. Sana sus almas de toda crueldad y revela la gloria eterna de Cristo a quienes lo rechazan.

Enséñanos a adorar la divinidad del que reina en los cielos. Que la Santísima Trinidad se revele ante el mundo en su inmensa gracia. Que su amor nos una y nos proteja.

No sueltes mi mano, Oh San Benito Abad, de quien me proclamo para siempre siervo fiel. Suéltame solo cuando en la hora de mi muerte, vayas a llevarme a vivir eternamente en y con el Padre. Hasta ese momento, en tus brazos pido protección. Amén.

Para más Oraciones a san Benito Abad puedes leer estos a continuación:

Biografía de San Benito Abad

La historia de San Benito Abad comienza alrededor del año 480 d.C., en el distrito de Nursia, Umbría, en Italia. Nacido en una familia medianamente acomodada, San Benito vivió una infancia tranquila junto a sus hermanos. Entre estos destacó Santa Escolástica, quien se consagró a Dios desde muy pequeña.

Mientras su hermana dedicaba su vida a servir al Señor, la vida de San Benito Abad no dio ese giro sino hasta que fue un muchacho. En su edad juvenil fue enviado a Roma. Allí debía dedicare a sus estudios, pero al no quererse ver consumido por lo intranquilo de la ciudad, decidió dedicar su vida a seguir las enseñanzas de Cristo.
san benito abad
Pronto abandonó Roma y se fue a vivir en un lugar como ermitaño, cercano a Subiaco. A cincuenta millas de Roma, tuvo una vida en donde el ayuno y la oración, junto con la compañía de un monje, comenzó su camino hacia Dios.

Sin embargo, esta vida de ermitaño terminó tres años después, cuando congregó un pequeño grupo de monjes, estos se revelaron en su contra. Este momento es conocido como el gran milagro en la vida de San Benito Abad. Al beber de una copa envenenada, salió victorioso ante la maldad de sus enemigos.

Al verse traicionado no buscó venganza, sino que se retiró a su cueva en Subiaco nuevamente.

Su estilo de vida atrajo incluso más seguidores que antes. En poco tiempo, se convirtió en el padre espiritual de doce pequeños monasterios que se crearon en Subiaco. En este lugar sirvió durante muchos años, dejando discípulos que continuarían predicando su estilo de vida Santo y sus enseñanzas.

Para el año 530 d. C., tomó a algunos seguidores de la fe y viajó hasta la región de Monte Cassino. En ese lugar estableció de nuevo una pequeña comunidad cristiana, justo en la cima de la montaña, donde pasó los siguientes años. Murió rodeado de sus discípulos, en el año 547 d. C. .

Hoy en día lo consideramos, junto a San Cirilio y San Metodio, el Santo Patrón de Europa. Igualmente, se le ha celebrado como el padre del monasticismo occidental, y su “Regla de San Benito Abad” es considerada una de las formas de profesar la fe más influyente en occidente.

Día de San Benito Abad

Según la tradición cristiana, se considera el 21 de marzo el día de San Benito Abad. El Santo Patrono de Europa es celebrado en esta fehca, pues es el día que estableció que ocurriría su propia muerte. Y no le faltó razón, pues murió cuarenta días después de su hermana, Santa Escolástica.

Algunas comunidades, sin embargo, tienen ritos y celebraciones que datan del siglo VIII en donde celebran a este personaje el día 11 de julio.
dia de san benito abad

Novena a San Benito Abad

Durante estos nueve días de oración podrás pedirle a San Benito Abad su intervención en cualquier situación que se te presente. Siempre y cuando reconozcamos su ejemplo Santísimo y sus dones y los tomemos como ejemplo, no habrá ningún mal que pueda con nuestra fe.

Te recomendamos comenzar tu días de novena con esta corta oración:

Oh, San Benito Abad, quien hizo maravillosos milagros. Tú, que continuaste el legado de Jesucristo. Padre de los monasterios, quien plantó las semillas de la fe en la tierra. Que dedicaste tu vida a multiplicar la fe en tus hermanos, con el cariño de uno. Protege a quienes pedimos por tu amparo y santa protección.

Pide ante nuestro Señor por los enfermos, por los pecadores, por los adoloridos, por los pobres. Intervén por todos ellos mediante tus devotos. Haznos instrumentos de la gloria de Dios.

Que en el día de mi muerte tu santidad no me permita sufrir. Así como el Señor te dio la paz al acercarte a Él, dámela a mí en mis últimos momentos.

Aleja al enemigo que decida poner hechizos sobre mí. Anímame con la dulce presencia de tu espíritu, San Benito Abad. Consigue el favor divino para mis peticiones de este día. Amén.

Y terminarlos con esta:

Oh, San Benito Abad. Hermano piadoso que vela por nosotros desde el cielo. Muéstrame tu poder en mis días de oración. Dios te reconoció como Santo y siervo, reconoce en mí sus virtudes y concédeme la paz y la tranquilidad.

Ruega por mí y mis hermanos en la tierra, para que lleguemos al Señor. Para que su gracia infinita nos cubra, y nuestras vidas queden bendecidas, por los siglos de los siglos. Amén.

Primer Día

Glorioso San Benito Abad, que desde niño conoció la crueldad en el mundo. Tú, que a pesar de esto te mantuviste firme y no mostraste sino misericordia y el amor de Dios, ruega por mí.

Muéstrate tan bondadoso en la tierra como en el cielo. Recuerda a Dios Padre que su siervo lo necesita. Haz que su luz me permita descansar. Que su gloria me cubra por el resto de mi vida. Amén.

Segundo Día

Siempre Santo Patrono de los monasterios. De corazón humilde y voluntad de león. Quien nunca sucumbió al orgullo o la arrogancia, sino que escuchó siempre las peticiones de los hombres.

Enséñame a ser humilde como tú, San Benito Abad. Solo así podré entregar mi corazón a Dios. Sin reservas ni secretos me mostraré ante el Padre, para que su amor vea las bondades que has plantado en mí. Amén.

Tercer Día

San Benito Abad, que con tus labios proclamaste a Dios día y noche con tus alabanzas, llénanos de tu espíritu. Como un lirio entre espinas, te preservaste fiel a Dios en un mundo de crueldad.

Humilde y caritativo, en vida acogiste a tus hermanos en la fe. Como hiciste con ellos, toma hoy mis plegarias y llévalas al cielo. Para que el Señor juzgue la pureza de mis intenciones y que conozca la bondad y la verdad en mi corazón. Amén.

historia de san benito abad

Cuarto Día

Glorioso San Benito Abad. Tú que triunfaste frente a los engaños del demonio, llénanos de tu gracia santa. Ayúdanos a huir del pecado, y socórrenos en nuestras plegarias.

Aquel que nos dio ejemplo de la vida del ermitaño, quien renunció a los placeres de la carne, vela por nosotros. Inspira en mí la voluntad para salir de las peores situaciones. Haz que el amor de Cristo me mueva para salir de la desesperación. Amén.

Quinto Día

San Benito Abad, tú que en silencio amaste a Dios, y a gritos proclamaste su santidad y pureza, ten piedad de nosotros. Que el amor al prójimo guíe mis acciones, pues en mis hermanos está Cristo.

Tu ejemplo me demuestra que las palabras tienen peso, y que las peores manchan la caridad y el perdón de nuestras almas. Guarda mi lengua de todo pecado, y purifica mis pensamientos en todo momento. Amén.

Sexto Día

Oh, hermano nuestro San Benito Abad. Blanco de la persecución, que aún así mantuvo la paz en su alma. Paciente y humilde servidor del Señor, concédeme el don de la paciencia. Hazme piadoso ante las ofensas, como tú lo hiciste frente al veneno del enemigo.

Así como Dios perdona a quienes lo ofenden, y quienes ofenden a sus hijos, que en mi corazón no haya un ápice de rencor. Que me perdone también a mí, por todas las faltas que haya cometido. Amén.

Séptimo Día

Siervo y amigo fiel del Señor, quien asistió al prójimo en la necesidad. Tú, el mismo que enseñó al ignorante, socorrió al necesitado, curó enfermos y liberó a los que sucumbieron al demonio. Ruega cada día por nosotros los pecadores.

Que tu amor no tenga fin y llegue a tus hermanos cada día. Yo seré el instrumento de tu obra, San Benito Abad, de la obra de Dios. Amén.

novena a san benito abad

Octavo Día

San Benito Abad, que con tu hermana Santa Escolástica dio ejemplo de la vida cristiana, ruego por tu intercesión ante el Señor. Pues la familia que alaba a Dios será bendecida por la eternidad. Santifica a mis seres queridos, protégelos y llénalos del amor y las bondades de Jesucristo con tu favor. Amén.

Noveno Día

Glorioso San Benito Abad, quien en su calmada muerte fue elevado a la gracia de Dios. Que acompaña al Señor con los ángeles y los arcángeles, y que con el resto de Santos lo alaban eternamente. Tú, tan cercano a Dios, eres el indicado para elevar mis peticiones.

Que tu perseverancia, tu dichosa muerte y tu asistencia sean ejemplos para todos los cristianos del mundo. Solo podemos alcanzar el favor de Dios por aquellos que están junto a Él por los siglos de siglos. Amén.

san benito abad oraciones
Hablar con San Benito Abad para que interceda por nosotros es reconocer las bondades que Dios inculcó en él durante su vida. No solo debemos rezarle para que cumpla nuestras plegarias, sino entender su vida y tomar lo que podamos de su ejemplo como cristianos. Solo así se sentirá complacido y nos otorgará su favor al elevar nuestras plegarias al Señor.