Oración a Dios Para Dar Serenidad

Entre los siglos IV y V antes de Nuestro Señor Jesucristo, el médico Hipócrates estudiaba el cuerpo humano de acuerdo los humores del cuerpo producidos por los fluidos. De esta manera había obtenido cuatro humores: sanguíneo, colérico, melancólico o flemático.

El sanguíneo es una persona valiente, amorosa y con esperanza, el colérico es fácil de hacer enojar, el melancólico es lento y en estado de depresión, y el flemático es sereno, pero también indiferente. Seguramente te identificas con uno o varios de estos humores. Sin embargo, si te consideras una persona colérica, entonces debes rezar estas plegarias.

Oración para la serenidad y tranquilidad

plegarias para tener serenidad
Persona orando

La oración nos enseña a calmarnos, a tolerar la frustración, a aceptar que hay cosas que no pueden cambiar. No es resignación ni indiferencia lo que Dios nos da sino un útil aprendizaje en la vida para, producto de la frustración o enojos, no cometer errores, algunos graves o fatales.

Te damos a continuación una serie de oraciones para pedirle al Señor serenidad, para pedirle a Dios que nos dé serenidad para todo tipo de oportunidades o razones, pues es importante encomendarse a la fe en días de hoy que tanto estrés y preocupaciones nos agobian y malos deseos y caprichos que nos tientan.

Oración de la serenidad del cristianismo

Jesucristo es un gran maestro para enseñar sobre serenidad y paciencia. Nos enseña y nos ordena tener tolerancia y amor con el prójimo. Definitivamente si quieres tener serenidad en tu vida, encomendarte a Jesús es una verdadera solución. Realiza esta oración para obtener inspiración para la serenidad.

Jesucristo Amado y Bendito
nadie como Tú ha sido ejemplo de amor y serenidad
incluso a la hora de tu pasión y muerte.

Cristo, enséñame a no perder la compostura
a no dejarme llevar por la ira
ni otros malos sentimientos para el alma
no dejes que sea devorado por los nervios
que entonces obnubilen mis pensamientos
y me hagan actuar de manera indebida y vergonzosa
que traigan consecuencias nefastas y arrepentimiento eterno.

Concédeme el don de la serenidad y la cordura, Cristo,
para que pueda obrar con gracia e inteligencia,
con un corazón bueno y con la fe puesta en ti.

Amén

 

Oración a la serenidad alcohólicos anónimos

Una de las tantas luchas que hacemos con nosotros mismos es contra el alcoholismo. Con el apoyo de tus familiares, tus amigos y la sociedad, y sobre todo con la ayuda de Dios es muy posible que puedas salir pronto y exitosamente de tan perjudicial vicio. Practica esta oración para calmar nervios y ansiedades, y obtener fuerzas.

Jesucristo, mi Salvador y Redentor
escucha por favor mi humilde oración
por los pecados que he cometido hasta ahora concédeme el perdón
pues con tu ayuda trato de ser una mejor persona cada día.

Dame templanza para que no caiga nuevamente en la tentación
pues el vicio es un pecado aborrecible
que le resta nobleza y dignidad al hombre
atrás quiero dejar mi ignominioso pasado
y ser persona digna y ejemplar
por ello dame serenidad sobre todo
para no sentir ya esa terrible necesidad de tomar
gobierna Tú sobre mi cabeza, dame moderación
para que yo no sea más motivo de vergüenza sino de orgullo.

Amén

 

Oración para la serenidad Divino Niño

La sola figura del Divino Niño, con su túnica y sus brazos abiertos, por sí misma estimula la serenidad que tanto necesitamos. Los niños, además, tienen asegurado el Reino de los Cielos porque son maestros en enseñarnos la alegría pero también la serenidad.

Adorado Niño Dios,
que eres amado pues vives como tal en el recuerdo de los hombres
y te has manifestado ante la vista de Santos y simples creyentes
Niño Jesús, te pido por los méritos de tu infancia
que me bendigas con serenidad y sabiduría
para poder superar mis retos y mis problemas
pues quien obra nervioso o iracundo pisa en falso
y quien se deprime retrocede o no avanza.

Así que dame fuerzas para calmar mis penas y pesares
que mi espíritu no decaiga o se enfurezca
y que la serenidad pueda dominar mis impulsos
dame Tú bendición Divino Niño
para que estando a tu lado yo sea persona serena.

Amén

 

Oración de la serenidad de San Agustín

Hablar de San Agustín es uno de los grandes placeres para quienes son profundos estudiosos del cristianismo. Este Santo y filósofo de la Iglesia Católica es un digno representante de meditación y serenidad que le llevó a escribir transcendentales obras sobre la fe cristiana. Dedícale esta oración para que te inspire serenidad.

San Agustín, gran Padre de la Iglesia
símbolo de inteligencia y devoción,de amor y de humildades
pero ser digno de ti para que escuches esta sencilla oración.

Tú has tenido la serenidad para dedicarte al estudio y la meditación
a escribir y enseñar la fe cristiana
por eso escúchame mis humildes palabras
que te imploran tu santa bendición y protección
para que a través de tu ejemplo yo encuentre la tranquilidad
la serenidad que tanto necesito y te pido
para poder obrar de acuerdo a tu abnegación y austeridad.

Amén

 

Oración de la serenidad San Francisco de Asís

Este legendario santo de la Iglesia Católica ha sido motivo no solo de oraciones sino también de órdenes religiosas. Su influencia en la expansión del cristianismo ha sido determinante de ahí que sea mundialmente reconocido. Emplea estas palabras para comunicarte con San Francisco de Asís y pedirle serenidad ante las tentaciones mundanas.

Fiel Santo Francisco de Asís
Tú que pudiendo haber vivido en la comodidad y opulencia
te decidiste por la simplicidad de la pobreza
y te dedicaste con tesón al estudio del evangelio
enséñame a ser sereno y sencillo
a ser bendecido con lo que tengo
y reprime en mí desear lo que no puedo tener.

A no ser caprichoso sino humilde,
porque los bienes y deseos terrenales generan ansiedad
y corrompen al hombre y bueno y cristiano
por lo que yo te pido serenidad y templanza
para soportar las tentaciones y el pecado
y obrar conforme a las enseñanzas de Cristo.

Amén

Le pedimos a Dios, a Cristo y a los Santos para que nos den tranquilidad y serenidad porque somos personas terrenales y nos sentimos tentados por los vicios y por los pecados, también por deseos difíciles de alcanzar o no correspondidos, lo cual termina generándonos frustración, ira y depresión.

Ya habrás visto como la ira consume, en la vida, en la literatura y en las Sagradas Escrituras hay harto ejemplos de ello. Jonás murió por falta de serenidad ante lo que creía injusto. Otello, el personaje de Shakespeare, cegado de ira mató a su amada. Así que la serenidad sirve para mantenernos tranquilos ante situaciones adversas y desesperantes.

La serenidad no es sinónimo de estancamiento. Al contrario, es necesaria la serenidad para poder actuar y avanzar correctamente. Tanto la Biblia como la enseñanza católica, enseña mucho sobre la prudencia y la tranquilidad. Una persona que puede controlarse a sí misma es una persona que difícilmente pecará, y ese es uno de los propósitos de orar.

 

 

Evalúa este Artículo