Oración a la Santísima Trinidad Librame del Mal

La Santísima Trinidad no es más que la unión de nuestro Padre, el Hijo y el Espíritu Santo hechos uno, siendo un mismo Dios en tres personas distintas.

En esta misma unión, se dice que Dios Padre es el creador de todo, el Hijo; es el mismo Dios que acepto convertirse en humano para dar cumplimiento a los designios del Padre, y por último el Espíritu Santo que proviene de ambos, quien es él que otorga vida y transforma los corazones de los hombres.

Por tanto, si sientes que el mal está acechándote, lo mejor que puedes hacer es pedirle a la Santísima Trinidad para que te libre de todo mal.

Oración líbrame de todo mal Santísima Trinidad

Santísima trinidad librarme del mal
Santísima Trinidad

Si sientes que hay peligro a tu alrededor y el mal está esperando el mejor momento para atacarte, puedes pedir para que todos aquellos que quieran levantarse en tu contra, en el nombre de la Santísima Trinidad sean vencidos.

“Santísima Trinidad, vengo a ti
en este momento tenebroso en el
que el mal me asecha.

Te pido me cuides de todo mal,
y que ninguno de mis enemigos me toque,
humildemente pido protección,
porque sé que tu escucharás mi oración.

En estos días oscuros, sé la luz de mi camino,
que sea tu divino poder librándome de todo mal,
en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.”

Amén.

 

Dice la Biblia 📖
Aunque andes en valle de sombra de muerte, no hay nada que temer porque Dios está contigo

Por lo tanto, si estás pasando por algún valle de sombra de muerte, y tienes fe de que Dios te cuidará, este es el momento para que realices esta oración.

Oración contra enemigos

Tienes de tu lado a un Dios guerrero y de justicia, y puedes estar seguro que si te ves rodeado de enemigos y decides pedir ayuda a la Santísima Trinidad, puedes estar seguro que con furia, Dios peleará la batalla por ti contra tus enemigos.

Y como dice la biblia “caerán a tu lado mil y a tu diestra diez mil, más ninguno te tocará”, porque tienes como protector al Dios Todopoderoso.

“Hoy acudo a la Santísima Trinidad,
para que libre por mi esta batalla,
me veo rodeado de mis enemigos,
y pido porque ninguno de los planes
que tienen contra mí, prospere.

Señor mío, te pido que acabes con todos
mis enemigos, y que toda arma forjada contra
mí, falle en tu nombre.

Si estoy contigo, ¿quién contra mí?
Líbrame del mal y de mis enemigos.

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.”

Amén.

 

Aunque estés pasando por un momento difícil, y creas que la batalla esta inclinada a favor de tus enemigos, debes recordar que si estás del lado de nuestro Padre eterno, ningún arma forjada contra ti prosperara.

Evalúa este Artículo