Oración a La Santísima Trinidad: Enemigos, Trabajo y Más



En la teología ha sido objeto de una amplia y profunda discusión determinar si el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son la misma persona, es decir Dios. El planteamiento cristiano señala que los tres proceden de una misma substancia por lo tanto constituyen una misma persona.



La Iglesia Católica aboga por la naturaleza consubstancial de Dios, por lo que son tres entes los que conforman la unidad divina. Los ortodoxos griegos afirman que Dios aunque es trino sigue siendo uno. Y los evangélicos proclaman que Padre, Hijo y Espíritu Santo, por su naturaleza y atributos, constituyen un mismo ser, a Dios.

Otras religiones cristianas, como los Testigos de Jehová, rechazan esta postura de la Santísima Trinidad. Sin embargo, si eres creyente del dogma trinitario, entonces continúa leyendo pues tenemos para ti oraciones para dar infinitas gracias, oraciones para una causa milagrosa, para la familia y para el dinero.

 

Oración a la Santísima Trinidad y las tres divinas personas

Oraciones a la Santísima Trinidad
Dios, Jesús, Espíritu Santo

La idea de la Santísima Trinidad es milenaria; toma forma casi doscientos años después de la muerte y resurrección de Cristo, en el año 215, con Tertualiano. Esta creencia además ha tenido que lidiar desde su creación con otras propuestas religiosas que abogan que Dios es uno solo y no una pluralidad de personas.

Sobre Jesús de Nazareth se han dicho otras tantas cosas. Algunas teorías teológicas antiguas, como la arriana, había afirmado que Jesús murió y no resucitó. Pero tal teoría fue superada por los postulados católicos. Aun así da una clara idea de lo complicado que ha sido reunir a los creyentes en torno a una idea única de lo que debe entender por Dios, Jesus y Espiritu Santo.

La Santísima Trinidad no incluye a la Santísima Virgen, aunque sigue siendo una figura clave para entender los dogmas cristianos, pues sin ella sería imposible que se materializara en vida terrenal Cristo.

Oración contra enemigos

Con o sin razón la vida nos pone en el camino a enemigos que puedan llegar a ser molestos y peligrosos. Si por alguna razón te has ganado la enemistad de alguien, acude a esta oración para que la Santísima Trinidad te libre de enemigos y de odios.

Dios Trinitario, Dios Topoderoso,
Tú has derrotado al Maligno siempre
y has ayudado a tu pueblo para vencer a sus enemigos;
yo te pido que intervengas en mi suerte,aleja de mi vida a todo aquel quiera hacerme daño,
apártame de las malas lenguas, los malos pensamientos y malas intenciones,
pues yo he obrado de acuerdo a tus designios,
y no merezco en mi vida ni enemigos ni castigos,
pido que acudas a mí con tu espada justa y poderosa,
y me ayudes a combatir a quienes me adversan,
pues yo en mi vida no he querido hacer mal alguno a alguien,
al contrario pregono la amistad y la paz,
y aunque aquel que está contra ti también es mi enemigo,
si Tú estás conmigo nadie podrá estar contra mí.

Oración para casos difíciles

Todos nosotros nos hemos encontrado tarde o temprano con casos difíciles que realmente nos han hecho sufrir y desanimarnos. Si te encuentras en una situación de dificultad, te recomendamos que practiques esta oración para darte ánimos para salir adelante.

Padre Dios, Jesús Pastor, Santo Espíritu,
pido a ustedes su santa ayuda,
para que pueda yo librarme de la adversidad que me perturba.

Ustedes conocen mis acciones y mis pensamientos,
mis necesidades, mis urgencias y mis problemas,
y yo que carezco de las virtudes que ustedes poseen en abundancia,
obren con caridad para que con un milagro
me ayuden a resolver mi agobiante problema;
que se acabe mi momento de desesperanza y angustia,
pues ha llegado el Dios Trinitario en mi ayuda,
disipa la tormenta y aclara mi cielo,
para que yo pueda volver a estar tranquilo y feliz.

Amén

Oración para niños

Los niños se interesan por la religión desde temprana edad y manifiestan su querencia de conocer a Dios. Si es así, enséñales esta oración para que agradezcan y pidan a la Santísima Trinidad.

Gloria a la Santísima Trinidad
que con su amor nos protege desde el cielo.

Por favor cuida a mis padres para que todo les vaya bien,
alívialos de las preocupaciones
y aléjalos de las tentaciones y los pecados
y cuídame a mí para que nada malo me pase
dame sabiduría para que pueda distinguir el bien del mal,
cuida mi salud para que pueda jugar y estudiar.

Santísima Trinidad, te agradezco por la familia amorosa que me has dado,
y te agradezco por los alimentos, la cama y el techo de cada día;
tómame de la mano y llévame por el camino correcto,
para que en el día de mañana sea un hombre de bien.

Amén

Oración para el trabajo

El trabajo es una de las actividades más importante para el ser humano. Con esta oración puedes dar gracias a la Santísima Trinidad por el trabajo que tienes y pedir porque se mantenga su estabilidad y sigas prosperando.

Gracias Santísima Trinidad,
porque Tú has ordenado que con el sudor de nuestra frente
obtendremos el pan de cada día
y yo así con constancia y esfuerzo he cumplido
y Tú me has dado la oportunidad para que así sea
bendito el trabajo que me has dado,te agradezco y te honro cada día en mis labores
y espero que mis acciones sean dignas de ti.

Te pido Santísima Trinidad que no me desampares,
pues con el trabajo me dignifico, me distraigo y me sustento,
llevo el pan a la casa para que coman y vistan mis hijos,
dame fuerzas para levantarme y hacer mis faenas cada día,
dame ánimo y paciencia para que poco me canse y obstine
y hazme diestro en mis labores para que tenga reconocimiento
bendíceme para que mi esfuerzo genere prosperidad y abundancia.

Amén

Oración por los hijos

Nuestros hijos llenan de significado nuestra vida. Realiza esta oración para que la Santísima Trinidad cuide de ellos hoy y siempre, especialmente cuando no estamos cerca para cuidarlos nosotros mismos.

Amada Santísima Trinidad,
acudo a ti como cristiano y como padre,
pidiéndote como siempre que no desampares a mis hijos,
y que te escuchen cuando no puedan o no quieran escucharme,
tómalos de la mano para que vayan por tu camino,
y bendícelos con mucha alegría y salud.

Aunque sean chicos, hazlos sabios y precavidos,
no soberbios, temerarios, incautos o ingenuos,
porque deben prepararse para el mundo
que está lleno de maravillas pero también de peligros y horrores,
enséñalos a defenderse de los males que acechan,
por ello sé que puedo contar con tu gran apoyo,
porque sé que donde yo no pueda acompañarlos Tú estarás,
donde yo no pueda orientarlos, Tú los orientarás
donde yo no pueda defenderlos, Tú los defenderás
donde yo no pueda consolarlos, Tú los consolorás
pongo en tus manos a mis hijos, Santísima Trinidad
con la plena confianza que los cuidarás como has hecho conmigo.

Amén

 

Las Santas Escrituras hacen reiteradas alusiones a la figura de la Santísima Trinidad. Cada vez que nos persignamos, cuando decimos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo estamos haciendo referencia inequívoca a la Santísima Trinidad. Dios entonces es una comunión de personas; así se nos ha sido enseñado en la Iglesia Católica.

Otras Iglesias también comparten tal doctrina y es hermoso saber que Dios es trino, y que cuando apelamos al Hijo también apelamos al Padre, y cuando apelamos al Padre apelamos al Espíritu.

Si te ha gustado esta información y te interesa el tema hay muchas información disponible sobre la Santísima Trinidad, alguna con gran profundidad teológica, lo cual sin duda incrementará tu fe