Oración a La Preciosa Sangre de Cristo

Juan en su evangelio nos dice “de tal manera amó Dios al mundo que nos dio a su único hijo” y la verdad es que no hay mayor muestra de amor de Dios por sus hijos que el haber sacrificado a su hijo unigénito y amado, nuestro señor Jesucristo, en favor de que con su sangre derramada en la cruz se puedan lavar los pecados de los hombres.

Es por eso que la Sangre de Cristo tiene un poder inconmensurable ya que es la sangre del hijo de Dios entregada por los hombres, todo lo que en su nombre se pide es dado siempre y cuando reafirme los valores que nos entregó nuestro señor cuando estuvo en al Tierra.

La más poderosa oración a la Sangre de Cristo

Letanía a la sangre de Cristo
Jesús crucificado

Toda oración hecha con fe y humildad llega a oídos del Padre, pero aquellas plegarias en la que se invoca la sangre de nuestro señor Jesucristo tienen un poder especial, porque hablamos en nombre y a través de Jesús, por eso estas oraciones solo deben hacerse para pedir cosas buenas e importantes como para el amor, la unidad, la paz, la protección, la familia y la salvación.

La siguiente oración es muy poderosa porque se trata de una conversación intima y personal con Dios, en la que a modo de pacto (como el que hizo con Noé, Abraham y Moisés) invocamos la Sangre de Cristo para ofrecer nuestra devoción a Dios a cambio de su bendición.

Al hacerla debes estar en la intimidad de tu hogar y rogar con el corazón abierto.

“Yo (se dice nombre completo) me presento ante
tú presencia de la forma más humilde y sincera,
tal como lo hicieron los profetas Noé, Abraham y Moisés,
e invocando la bendita y poderosísima Sangre de Tu hijo,
para entregarme de cuerpo y alma a ti y a tus caminos.

En nombre de la Sangre de Cristo te pido Señor
que sellemos este pacto de amor y compromiso,
para que tu sangre venga sobre mi mente y cuerpo,
para que nunca me aparte de tu senda y puedo yo,
refrendar con mis acciones el enorme sacrificio de tu Hijo.

En nombre de la Sangre de Cristo te pido Señor
que nunca aparte mis pasos de tu bendita presencia,
y que con la guía del Espíritu Santo pueda yo estar
en tus caminos de gozo y de provecho,
que riegues tu bendición sobre mi familia y sobre mía,
Para que nunca nos falte tu protección y tu mano.
Sello este pacto en nombre de la Sangre de Cristo
Que fue derramada por nuestros pecados en el Calvario”

Amén.

 

Oración a la preciosa Sangre de Cristo

La Sangre de Cristo tiene poder para redimirnos ante Dios por cualquier pecado o falla, asimismo, tiene poder para librar nuestro camino de la maldad, y para encauzar nuestra vida por la senda del bien.

Esta oración es de agradecimiento y redención, puedes hacerla para consagrar algún logro agradeciendo la bendición de Dios o para pedir perdón por alguna falta

“Oh poderosa y preciosa sangre de Jesucristo,
Tu que lavaste los pecados de los hombres,
También lava mis faltas, mis dudas y mis pecados,
Para que pueda ser salvos y estar al lado de mi Señor.
¡Sangre De Cristo Sálvanos!

Oh poderosa y preciosa sangre de Jesucristo,
Gracias a ti fue borrado el pecado original de nuestros padres,
Que sea yo instrumento de tu piedad y misericordia,
que hoy y siempre alabe tu poder delante de los hombres.
¡Sangre De Cristo Sálvanos!

Oh poderosa y preciosa sangre de Jesucristo,
báñanos con la misericordia y bondad del Padre,
bendice nuestro pensamientos y acciones,
aleja la maldad y al maligno de nuestros pasos,
y llénanos con la gloria de la salvación de Dios.
¡Sangre de Cristo tú que quitas los pecados del mundo
sálvanos hoy mañana y siempre!”

Amén.

 

Oración por los hijos a la Sangre de Cristo

Jesús y su pasión son la muestra más clara del tamaño del amor de Dios por sus hijos, asimismo, no existe amor más puro que el de los padres por los hijos.

Por eso si quieres cuidar y proteger a tus hijos para que sean hombres y mujeres de bien ora de la siguiente forma, en la que pedimos en nombre de la Sangre de Cristo por nuestros hijos para que estén bien físicamente y para que nada turbe su crecimiento y sus caminos:

“Dios mío, hoy me presento ante ti,
para pedir por la salud y vida de mis hijos
(menciona el nombre d todos tus hijos)
Intercede con tu mano poderosa
para que se alejen de los vicios, del camino del mal,
para que nadie ponga piedra para que tropiecen,
para que estén llenos de salud y todo les salga bien.

Te lo pido en nombre del poder de la Sangre de Jesús.
Señor que mis hijos sean hombres y mujeres de bien,
Con tu Sangre límpialos de pecado, del mal, de miedos
Y de todo aquello que les cause tristezas y dolores.

Señor ayúdalos para que amen al prójimo,
para que sus corazones siempre sean puros y alegres.
Oh amado Señor Jesucristo derrama tu sangre
Sobre nuestros hijos para que sean bendecidos
Te lo pido desde los más profundo de mi corazón”

Amén.

 

Oración para protegernos del mal

Si algún poder supremo tiene la sangre de Cristo es protegernos del mal y de todas las trampas del maligno, la sangre de nuestro señor es el escudo más poderoso para impedir que el mal nos toque.

Esta última oración es de sellamiento, así en el nombre de la preciosa Sangre del Señor invocamos su poder para evitar, borrar y líbranos de todo aquellos que nos quiere hacer mal.

“Jesús, señor mío, en tu bendito nombre y
con el poder de la sangre que de ti fue derramada
sellamos a toda la gente que quieren dañarnos
, así como, todo aquello que nos pueda dañar.

Con el poder de tu sangre Señor,
sellamos cualquier maldad que ronde nuestra vida,
y libramos nuestro camino de cualquier trampa,
ya sea que venga de los hombres de la tierra
o que procedan del ángel caído.

Con el poder de tu sangre Señor,
cubrimos nuestro hogar para que en tu nombre
este a salvo del mal y del peligro del pecado,
envía a tus ángeles para que nos cuiden
en cada camino que tomemos,
envía al Espíritu Santo para que nos guie
en la adversidad y salgamos adelante.
En tu sagrado nombre nos protegemos
y con tu sagrada sangre nos cubrimos”

Amén.

 

Ante cualquier situación de peligro o de adversidad la Sagrada Sangre de Jesús puede protegernos, ante cualquier pecado o falta la Sangre de Cristo puede redimirnos ante Dios, ante cualquier petición importante la Sangre de Cristo nos ayudará a que se cumpla.

Orar con fe invocando la sangre derramada de Cristo es una poderosísima forma de pedir la protección y ayuda de Dios, rezando semanalmente a ella seremos salvo del mal que viene desde lo externo, pero también del mal que hay en nosotros mismos.

Oremos con fe ya que la sangre nos lavo en la cruz y nos sigue lavando día tras día en nombre de Jesús.