Oración a la Coraza de San Patricio: Historia de la Oración Completa



La Oración a la coraza de San Patricio, es muy conocida  por su poderosa protección contra las provocaciones y tentaciones a tener malas actitudes que nos alejan del amor a Dios, la oración debe hacerse  con la mayor conciencia y reflexión en sus palabras.



Su autor, San Patricio, luchó fuertemente durante su vida contra la lujuria y herejía  que reinaba en Irlanda, utilizando la oración como armadura de protección, de allí que se le llame   coraza de San Patricio, obteniendo mucho éxito en la conversión al catolicismo a gran cantidad de paganos, que no ha dejado de crecer día tras día.

Oración a la Coraza de San Patricio Completa

Coraza de San Patricio

Me entusiasmo en el día de hoy, con fervorosa fuerza, Implorando a la Trinidad,  con la fe de sus tres personas, implorando la  unión  con el creador del cosmos.

Me entusiasmo en el día de hoy, con fervorosa fuerza al nacimiento de Jesucristo y su bautizo,  de su crucifixión y de su sepulcro, de su resurrección y su ascensión, de su descenso para juzgar el mal.

Me entusiasmo en el día de hoy  con fervorosa fuerza  al afecto de  los serafines,  a la sumisión  de los ángeles, al servicio de los arcángeles, a la esperanza  en la reencarnación como retribución,  a las plegarias de los lideres,  a la expresión de los videntes,  al sermón de los  Apóstoles,  a la pureza de las Vírgenes,  a las buenas acciones de los hombres.

Me entusiasmo en el día de hoy,  con fervorosa fuerza al cielo,  a la rapidez del rayo,  al brillo del fuego, a la claridad del sol, a la suavidad del viento,  a la hondura del mar, a la fortaleza de la roca,  a la solidez de la tierra.

Me entusiasmo en el día de hoy  con fervorosa fuerza  a Dios que me conduce,  al gran poder de Dios que me sostiene,  a la sabiduría de Dios que me guía,  a la mirada de Dios que me vigila,  al oído de Dios que me escucha, a la palabra de Dios que habla por mí,  a la mano de Dios que me guarda, al sendero de Dios tendido frente a mí,  al escudo de Dios que me protege,  a los ejércitos de Dios para alejarme de las  trampas del demonio, de provocaciones al vicio,  de  personas de mal corazón que estén cerca o lejos,  estando yo solo  o acompañado.

Convoco hoy día, todas estas poderosas fuerzas  que están entre mí y la maldad,   contra desalmadas fuerzas opuestas a mis convicciones,  contra palabrerías de falsos profetas,

contra las leyes negras del paganismo,  contra las falsas leyes de los herejes,  contra la astucia de la idolatría,  contra los conjuros de las brujas, magos y hechiceros,  contra los conocimientos  que causan daño al cuerpo y del alma.

Jesucristo conmigo, Jesucristo delante mí, Jesucristo detrás de mí, Jesucristo dentro de mí, Jesucristo debajo mí, Jesucristo sobre mí, Jesucristo a mi derecha, Jesucristo a mi izquierda, Jesucristo cuando me acuesto, Jesucristo cuando me siento, Jesucristo cuando me levanto, Jesucristo en la anchura, Jesucristo en la longitud, Jesucristo en la altura, Jesucristo en el corazón de todo hombre que piensa en mí, Jesucristo en la boca de todo hombre que hable de mí, Jesucristo en los ojos de todos los que me ven, Jesucristo en los oídos de todos los que me escuchan.

Me entusiasmo en el día de hoy, con fervorosa fuerza,  Implorando a la Trinidad,  con la fe de sus tres personas,  Implorando la  unión  con el creador del cosmos.

De  Dios es mi  salvación. De Dios es mi  salvación. De Jesucristo es mi salvación Dios, tu  salvación, estará por siempre junto a  nosotros. Amén

Oración a la Coraza de San Patricio Corta

Jesucristo conmigo, Jesucristo delante mí, Jesucristo detrás de mí, Jesucristo dentro de mí, Jesucristo debajo mí, Jesucristo sobre mí, Jesucristo a mi derecha, Jesucristo a mi izquierda, Jesucristo cuando me acuesto, Jesucristo cuando me siento, Jesucristo cuando me levanto, Jesucristo en la anchura, Jesucristo en la longitud, Jesucristo en la altura, Jesucristo en el corazón de todo hombre que piensa en mí, Jesucristo en la boca de todo hombre que hable de mí, Jesucristo en los ojos de todos los que me ven, Jesucristo en los oídos de todos los que me escuchan.

Amén

 Historia de la Coraza de San PatricioCoraza de San Patricio

Poco se conoce con veracidad de la vida de San Patricio, nació en Irlanda y durante su adolescencia fue secuestrado por piratas, arrancándolo del seno de su familia, quienes predicaban el evangelio de Dios.

Fue vendido como esclavo en otras tierras, dedicándose al pastoreo  de ovejas, para encontrar sosiego oraba durante todo el día y parte de la noche, comenzó a escuchar voces que le indicaban escapará hacia el mar, que viajaría en barco hacia la libertad.

Un buen día salió huyendo camino a la costa, consiguió el barco pero tuvo que pedir fervorosamente a Dios para que el capitán aceptara transportarlo, fue un viaje tormentoso por condiciones del clima finalmente llegó a Francia, no sin antes pedir a Dios, les enviará alimento en abundancia, ganando la conversión al cristianismo de los compañeros  de viaje.

Se cuenta que ayudo a edificar conventos, templos, convirtiendo a muchos paganos al cristianismo, pues era de verbo gentil y sencillo al explicarlo,  con un simple trébol, que crecían a montones,  lograba el entendimiento  de las personas en lo que significa la Santísima Trinidad.

La oración a la coraza de San Patricio  se le conoce muchas versiones, la más popular es que  en una ocasión cuando huía de los druidas por un extenso bosque, él y ocho de sus discípulos, invocaron la protección divina con el rezo de la oración y se convirtieron  en ciervos,  pudiendo escapar de sus perseguidores.

Esta oración es invocada para  alejar  el mal y la presencia demoníaca en cualquiera de sus formas.