Oración Corta A Jesús Sacramentado Para Momentos Difíciles



El Jesús Sacramentado es aquel que está en la eucaristía. La eucaristía es algo muy propio de la Iglesia Católica, pues es el sacramento ordenado por Cristo a cargo de un sacerdote quien es el que con sus palabras hace la representación del cuerpo y sangre de Cristo transformados en el pan y el vino.



Este es un acto que refuerza nuestra amistad con Jesús. Acudimos al Santísimo Sacramento del Altar para el disfrute que representa escuchar su palabra y unirse con ÉL a través del espíritu. Es la eucaristía ese momento especial para recibir a Cristo y al Espíritu Santo en nuestro corazón.

Fortalece tu relación con Cristo a través de esta corta oración. Como buen amigo que es Jesús, pídeles sus manos para que te den ayuda y también para que traigan buena suerte.

Oración a Jesús Sacramentado en momentos difíciles

Oración a Cristo Sacramentado en Situaciones Difíciles
Vitral de Jesús

Tarde o temprano todos pasamos por momentos realmente difíciles. Pesadillas de las que no podemos despertar. Pero nuestro amigo Jesús está ahí para apoyarnos sobre todo cuando no hay nadie más a nuestro lado. Realiza esta oración para pedirle al Rey de Reyes.

Mi gran amigo Jesús,
Raboni, guía y redentor,
qué serían de nuestras vidas sin Ti;
no habría esperanza ni dicha con tu ausencia,
porque aun cuando el mundo esté en mi contra,
sé que puedo contar con tu hombro para consolarme,
vengo hoy ante tu presencia,
porque sé que en ti siempre puedo confiar;
aunque alguien sea indigno o pecador,
Tú no lo echarás de tu lado,
porque has ordenado que gobierne el amor y la amistad,
sé siempre, Jesús, mi fortaleza y mi refugio
y no me desampares en estos momentos difíciles,
disipa de mi camino las tempestades y pon el sol,
para que no pueda ya sufrir temor o tristeza alguna,
que tu dulce amistad en mi florezca,
que yo te llenaré de orgullo y seré leal.

Un verdadero amigo, como es Jesús, está ahí para apoyarte en los momentos más difíciles. Cuando todo parece perdido, cuando parece que te ha abandonado, ÉL aparece para obrar como un milagro; para despertarnos de la terrible pesadilla. Jesús es símbolo de lealtad, de solidaridad; es definitivamente nuestra mejor compañía.

En la eucaristía aprovecha la oportunidad que te da tan afortunado encuentro para establecer o fortalecer los lazos de amistad con Cristo Nuestro Señor. Su casa siempre estará abierta para nosotros, para encontrarlo o para pedirle perdón con verdadero arrepentimiento. Porque Jesús no te guarda rencor, pero su amistad es pura y sincera.

Todo nuestro respeto y alabanzas la dedicamos en la eucaristía porque nosotros necesitamos a Jesús, no nosotros a él, pero su amistad no la da por conmiseración sino por amor a nosotros, para que podamos elevar nuestro espíritu y ser dignos del Padre.