Oración Milagrosa al Gran Poder de Jesús



Jesús de Nazareth tiene un gran poder simplemente porque es el Hijo Único del Altísimo. Además, cuando nos referimos a la Santísima Trinidad, a la postura trinitaria, decimos que Padre e Hijo son la misma entidad divina, así que el gran poder de Jesús es el gran poder de Dios mismo.



Todo en Jesús es poderoso, su cuerpo bendito, su preciosa sangre, todo cuanto nos ha dejado para adorarle y pedirle. Seguro habrás leído en los evangelio cuanto poder ha tenido Jesús en la tierra, para amar y perdonar, para hacer cosas posibles e imposibles.

Si eres cristiano, querrás seguir leyendo. Exponemos oraciones para pedirle a Cristo para su ayuda para casos difíciles, para aliviar la desesperación, y para que nos traiga éxito y prosperidad.

Oración a Nuestro Padre Jesús del gran poder

Oración al gran poder de Cristo
Jesús enseñando

El Señor es nuestro pastor, es nuestra guía segura cuando estamos perdidos. Realiza esta oración para pedirle a Nuestro Padre por su amparo y su misericordia.

Poderoso, Jesucristo,
Hijo del Padre Eterno que todo lo puede,
en ti desaparecen mis temores
y en ti descansa mi confianza,
porque tu poder es divino, justo e infinito;
pero también misericordioso y amoroso,
por ello te pido que me cobijes en tus brazos fuertes,
y ahuyentes de mí los malestares y pesares,
cubre por favor mi necesidades,
porque sé que quien está contigo,
nada ha de faltarle ni nada necesita,
concédeme por tanto tu santa bendición.

Oración para casos desesperados

El desespero es una terrible sensación. Se produce especialmente cuando no sabemos cómo resolver un problema. Pero si nos apoyamos en Cristo es seguro encontrar una solución. Esta es la oración para pedirle a Jesús para que nos alivie del desespero.

Mi amado Jesucristo,
ser lleno de amor y de bondad,
de paciencia y de sabiduría,
calma por favor mis ansiedades,
pues los tiempos son terribles y temo,
haz que pronto pase la tormenta,
y que regrese a mi vida el sol y la calma,
enséñame que el tiempo es perfecto,
hazme fuerte para soportar las tempestades;
no sueltes mi mano, te lo pido,
pues Tú eres único pilar del que yo me sostengo.

 

Oración para peticiones difíciles imposibles

Realiza esta oración cuando te presentes ante una adversidad insuperable. Para el gran poder de Jesús no hay imposible pues ni la propia muerte ha podido derrotarlo.

Bendito y milagroso Jesús,
Tú has caminado sobre las aguas
has dominado a la muerte,
y convertido el agua en vino;
tus obras han perdurado en el tiempo
y esperamos con serenidad tu regreso;
te pido con humildad y devoción
que (realizar la petición),
pues de mi voluntad ya no depende, Señor,
y nada ha de escaparse de tu Santa Voluntad
por ello apelo a ella,
para que pueda lograr mi cometido
que sería ciertamente imposible sin tu ayuda.

 

Oración a Jesús Nazareno del gran poder

Con esta oración puedes apelar al gran poder de Jesús para que te ayude a traer la fortuna y la prosperidad a tu vida y te proteja y bendiga a ti y a tu familia.

Jesús, Todopoderoso,
que nos bendice con cada amanecer,
te pido respetuosamente en esta oración,
que me brindes fortuna y prosperidad,
en todas mis humildes obras,
para poder sentirme orgulloso y provechoso,
y darle sustento y techo a mi familia;
no dejes que caiga en la desgracia
ni que mis días se vean endurecidos;
bendíceme y protégeme como cada día,
a mí y a mi familia que somos cristianos devotos;
que estaremos en eterrno agradecimiento y devoción.

 

Jesús es la persona en carne y hueso más importante e influyente en la historia de la humanidad. Ha servido de guía y de inspiración a personas y a civilizaciones enteras para conducirlas a la prosperidad y a la riqueza. Ahí reside su gran poder. Aunque no podamos palparlo, aunque no podamos verlo; indudablemente está apoyándonos.

Ha sido Jesús quien ha obrado con milagros y ha vencido a la muerte, es quien ha actuado para poner fin a las enfermedades y a las guerras. Ha sido gracias a Cristo que se erigieron las universidades y se amplió el conocimiento pues sus fieles seguidores, desde sus monasterios, se dedicaron a conservar su palabra y a seguir su ejemplo educando y cuidando al pueblo.

Así que no dudes que Nuestro Padre y Nuestro Salvador Jesús oye tus súplicas pues los fieles y los devotos siempre serán recompensados aquí en la tierra como en el Cielo, y aunque no entiendas hoy sus acciones, mañana comprenderás que todo bajo su poder tiene un por qué , con su lugar y su hora.